Una docena de legisladores republicanos se unieron a sus colegas demócratas para que en la Cámara de Senadores del Congreso federal de Estados Unidos se aprobara por 59 votos a favor y 41 en contra, la revocación de la Emergencia Nacional decretada el pasado 15 de febrero por el presidente Donald Trump.

“¡Veto!”, fue la reacción inmediata del presidente de los Estados Unidos en su cuenta personal de la plataforma de Twitter, minutos después de que el Senado tomará la decisión contraría a sus designios.

La decisión de los 12 senadores republicanos que se unieron a los 47 demócratas es un mensaje claro a Trump de que no le creen que en la frontera con México exista una amenaza de seguridad nacional y de invasión de inmigrantes indocumentados a los Estados Unidos.

“En esto el presidente está equivocado, el Congreso es el que toma las decisiones para la asignación de presupuesto”, señaló el senador republicano por Utah, Mike Lee, antes de votar en contra de la decisión del presidente de los Estados Unidos.

La docena de republicanos que traicionaron a Trump, expresaron con su voto la defensa a la Constitución de los Estados Unidos respecto la autoridad única que le corresponde al Congreso federal para determinar y autorizar los presupuestos de la Federación.

Varios de los republicanos que se aliaron con los demócratas indicaron que no es que no estén de acuerdo con Trump de que se requiere de la construcción de un muro en la frontera con México y de fortalecer la seguridad fronteriza, pero que no permitirán que un presidente de manera unilateral se coloque por encima de mandatos constitucionales.

Horas antes de que se llevara a cabo la votación en el Capitolio, Trump adelantó que vetaría la resolución de revocación de la Emergencia Nacional si la aprobaba por mayoría entre los 100 senadores.

Hace dos semanas, la Cámara de Representantes también aprobó la revocación de la Emergencia Nacional, pero no alcanzó a conseguir los dos tercios entre los 435 sufragios necesarios para evitar el veto presidencial.

La acción unilateral tomada por Trump se dio en represalia a la decisión del Congreso federal de negarle en enero de este año el pedido presupuestal que le hizo de 5 mil 700 millones de dólares para construir un muro en la frontera con México.