Quienes se molestan con Marcos Val­dés por las declaraciones que hace sobre su padre, Manuel “Loco” Valdés, son los mismos que viven a costa del actor.

Así lo dijo Marcos, de quien su her­mano Alejandro dice no se le debe de creer cuando hable de su padre, porque no tiene contacto con él. Añadió que no está detrás de la fortuna, por lo que no evitará ningún tema.

“Yo sí hablo, porque los que dicen que hablo de más son los que le quitan el dinero, mientras yo, al contrario. Lo único que puedo aportar es mi cariño y mi amor, nunca molestarlo, jamás le he pedido un quinto. Hay quien todavía le pide, pero yo no digo quién”, acusó Mar­cos.

Agregó que el “Loco” se encuentra me­jor tanto de salud, como en su situación económica, pues Hacienda ya liberó las cuentas bancarias que le congeló hace un par de años por presuntos adeudos.

“Lo que sé es que las cosas van me­jor en ese aspecto (económico). Aunque digan que no, la neta es que mi papá ya está recibiendo su feria y qué bueno. No sé si todo, pero ya tiene y se lo merece, es su dinero.

“Yo diría que lo dejen disfrutarlo y no se lo anden quitando. Mi papá acaba de cumplir 88 años y les juro que lo que yo veo es que es “Superman””, señaló.

Marcos dijo desconocer si Verónica Castro le ha dado dinero al “Loco”, como se rumoró, pero que la admira porque siempre lo ha apoyado pese a que deja­ron de ser pareja.

Sensibilizado por los diagnósticos de cáncer de su padre, Marcos interpretará a un oncólogo infantil en la película “El triunfo de vivir”, que ayer dio su claque­tazo inicial en un sanatorio del sur de la ciudad.

“Es ver cómo puedes ayudar a los ni­ños y a las mamás para sacar una sonri­sa maravillosa. Pasar por una situación como la que está pasando mi papá mien­tras interpreto a un oncólogo que salva la vida a los niños y que algunos se te vayan en el quirófano es muy difícil”.