Lluvias torrenciales, ne­vadas y vientos huracanados afectaban ayer del norte de Texas hasta las Dakotas y Minnesota, por lo que se ac­tivaron alertas de ventisca y tormentas de invierno hasta mañana en Colorado, Wyo­ming, Nebraska y Dakota del Sur.

Un fenómeno llamado “ci­clón bomba” trajo este miér­coles lluvias torrenciales, tormentas severas, vientos huracanados y condiciones de ventisca en más de 25 estados de la zona central de Estados Unidos, y podría durar hasta el próximo viernes, según pro­nósticos difundidos por medios locales.

El “ciclón bomba” ocurre por una rápida caída de pre­sión por debajo de los 24 mili­bares (medida que registra la presión atmosférica) durante 24 horas, lo que se denomina bombogénesis, y mientras me­nor es la presión, es mayor la potencia de la tormenta, dije­ron meteorólogos.