Si usted quiere saber por qué razón Do­nald Trump es tan rijoso y anda siem­pre buscando pleito con todo mundo, le voy a dar un dato que me encontré en este mundo de la información:

“El volumen de exportación de armas entre 2014 y 2018 fue 7.8 por ciento más alto que entre 2009 y 2013, siendo Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania y China los mayores exportadores, señaló un informe del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés)”.

Más claro, ni el agua. Mientras piden que los nominen al Premio Nobel de la Paz, los estadis­tas del mundo venden un 75 por ciento más de armas entre 2014 a 2018.

“El flujo de armas aumentó a Medio Oriente desde 2009, mientras que se dio una disminu­ción en los flujos hacia todas las demás regio­nes”, indicó.

SIPRI, con sede en Estocolmo, revisó y com­paró dos periodos: entre 2009 y 2013 y de 2014 a 2018, a fin de establecer cómo está el comer­cio de las armas, en lo cual Estados Unidos tiene un papel importante.

Y no se asombre si el estudio dice que las exportaciones de armas de Estados Unidos aumentaron un 29 por ciento entre los dos pe­riodos revisados, mientras que la participación de esa nación en el total de las exportaciones mundiales creció del 30 por ciento al 36 por ciento.

“EU ha consolidado aún más su posición como el principal proveedor de armas del mun­do”, puntualizó Aude Fleurant, directora del Programa de Armas y Gasto Militar de SIPRI.

Los productos de EU incluían aviones de combate, cruceros de corto alcance y misiles balísticos, así como bombas guiadas.

Además, las exportaciones de armas de Rusia disminuyeron un 17 por ciento en ambos periodos, debido a la baja en las importaciones de India y Venezuela.

“Arabia Saudita se convirtió en el mayor im­portador de armas del mundo de 2014 a 2018, con un aumento del 192 por ciento en compa­ración con 2009 y 2013. Las importaciones de armas de Egipto, el tercer mayor importador de armas de 2014 a 2018, se triplicaron en el mismo lapso”, dice el documento de esta orga­nización.

Entre sus hallazgos se encuentra que Es­tados Unidos vendió armas a 98 países en los últimos cinco años.

Además, Francia aumentó sus exportaciones 43 por ciento y Alemania, un 13 por ciento.

Un dato curioso es que el 27 por ciento de las exportaciones mundiales se hizo desde la Unión Europea y en el Medio Oriente la com­pra de artefactos subió 87 por ciento, a la vez que Arabia Saudita se convirtió en el mayor importador de armas.

En suma, la venta de armas es, desde siem­pre, el mejor negocio del mundo. ¿Qué tanto se involucran las finanzas personales de los presidentes de los países o sus familias?

En el libro El negocio de las guerras se dice: “La mayor parte de los conflictos armados se producen (o se provocan) por motivos económi­cos: extracción de petróleo y de gas, o el expolio de recursos naturales y de materias primas de las zonas en conflicto. Sin embargo, estas verdaderas razones se ocultan y se maquillan con otro tipo de causas políticamente más correctas: existencia de conflictos internos, religiosos, culturales, geográficos, políticos y militares. Todo vale para alimentar el negocio de la guerra”.

Pues, ya lo sabe, póngase a vender por lo menos resorteras. Quizá Donald Trump pronto se fije en usted.

Comentarios: francisco@diariodelyaqui.mx