Un estudio asegura que los padres primerizos tardan seis años en retomar su rutina de sueño, ¿será? Así fue como llegaron a esta conclusión.

Dicen que cada quién habla cómo le fue en la feria y seguramente muchos de ustedes estarán en contra de lo que dice este artículo; sin embargo, la postura de que los padres primerizos tardan seis años en volver a dormir bien, está avalada por el estudio realizado en la Universidad de Warwick, en Inglaterra.

Anteriormente las investigaciones que existían, indicaron que los papás perdían alrededor de 44 días de sueño, el primer año de vida del bebé. En especial se daba a entender que las mujeres eran las que más sufrían las consecuencias; sin embargo, al parecer esto cambió cuando los padres empezaron a involucrarse más en el rol familiar. Además ahora parecen invertirse los roles ya que los hombres tienen poco tiempo de incapacidad y deben volver al trabajo lo antes posible, además de cuidar el sueño de sus críos.

Los participantes reportaron cómo fue su proceso con su primer, segundo y tercer hijo.

Para esto utilizaron una escala de 0 a 10 con la que midieron la calidad de sueño que tenían a lo largo de la semana. Estos fueron los resultados que sorprendieron a los expertos que indican que los padres primerizos tardan seis años en volver a dormir bien:
Los expertos encontraron que las mujeres siguen siendo las que experimentan mayor pérdida de sueño durante el primer año de vida del bebé.

Lo que significa que con el segundo la calidad fue un poco mejor.

Las mamás perdieron alrededor de 40 minutos de sueño por noche en ese primer año, y en los primeros tres meses perdieron más de una hora.

Por su parte los papás perdieron solamente 13 minutos por noche, el primer año de paternidad.

Pero ahí no acaba la cosa… Lo interesante fue que descubrieron que aunque los hombres pierden menos horas de sueño de calidad, los padres primerizos tardan seis años en volver a dormir bien, ya sean madres o padres.

¿Cuáles son las consecuencias?

 

La investigación además de la baja calidad de sueño, arrojó que esto estuvo relacionado con accidentes automovilísticos, problemas de concentración, baja calidad laboral ocasionada por el cansancio y problemas con el peso, lo que ocasiona enfermedades como diabetes y problemas cardiovasculares.

Para combatir este tipo de consecuencias, los expertos mencionan que las familias deben dar prioridad a horas de sueño de calidad que pueden ser a través de técnicas de inducción, música relajante, evitar pantallas en los cuartos, al igual que celulares.