Cuestionado sobre la estafa con firmas fal­sas en la Sedatu para desviar 600 millones de pesos en 2016, el presidente Andrés Ma­nuel López Obrador dijo que están limpian­do porque gobiernos anteriores dejaron un “cochinero”.

“Estamos limpiando, porque dejaron un tira­dero, un cochinero, re­pito la llamada política neoliberal no fue más que una política de pi­llaje, de saqueo y no solo imperó, dominó, preva­leció la corrupción, sino también se arraigaron prácticas de corrupción en el servicio público”, afirmó en su conferen­cia matutina.

El mandatario sostu­vo que la corrupción no sólo caracterizó al sexe­nio pasado, sino que ini­ció desde la gestión del ex presidente Carlos Sa­linas de Gortari.

Se publicó que la fal­sificación de firmas de cinco funcionarios de la Secretaría de Desarro­llo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) ha­brían permitido desviar en 2016 unos 600 millo­nes de pesos en conve­nios con universidades, como parte de la “Esta­fa Maestra”.

Uno de los centros de operación para las falsificaciones está ubi­cado en Tennyson 125, casa que utiliza Emilio Zebadúa, oficial mayor de Sedesol y Sedatu en la gestión de Rosario Robles en ambas depen­dencias.