La Organización Mundial de la Salud alertó, este jueves, sobre el incremento del  50% de casos de sarampión en 2018 respecto al año anterior.

“Cuando vemos los casos señalados aumentar 50%, sabemos que nos dirigimos por el mal camino”, declaró Katherine O’Brien, la directora del departamento de vacunas y productos biológicos en la OMS, en conferencia de prensa.

Estas cifras son provisionales dado que los países tienen hasta el mes de abril para anunciar los casos registrados en 2018.

Según la OMS, a mediados de enero, cerca de 229 mil casos de sarampión fueron señalados  en el mundo para 2018, frente a 170 mil en 2017.

El sarampión es una enfermedad grave y muy contagiosa, que puede ser evitada con ayuda de dos dosis de una vacuna “segura y eficaz”, según la OMS, que lamenta la difusión de falsas informaciones sobre la vacuna, en especial en los países ricos.

El sarampión puede causar complicaciones debilitantes, e incluso fatales, como la encefalitis, la neumonía y la pérdida de visión. El riesgo de muerte y de complicaciones es muy elevado en los bebés y en los niños que sufren desnutrición o cuyo sistema inmunitario está debilitado.

El año pasado, el sarampión causó la muerte de unas 136 mil personas en el mundo, según la OMS.