REFORMA.-

La contratación for­mal de trabajado­res domésticos no implicará pago de impuestos, aseguró José Guadalupe González Mu­rillo, socio de la práctica de seguridad social y remune­raciones en KPMG.

La determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SPJN) señala que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene 6 meses en 2019 para crear un programa piloto para la incorporación de trabajadores domésticos a la formalidad y 18 meses para presentar una inicia­tiva de ley.

De acuerdo con el pro­grama piloto al que miem­bros de KPMG tuvieron acceso, la contratación de trabajadores domésticos no implicará ninguna rela­ción con el SAT, ni genera­rá pagos de impuestos.

Los trabajadores ten­drán seguro de salud, ries­go de trabajo, maternidad, invalidez, pensión, segu­ro de vida y guarderías, pero no acceso al fondo de vivienda, de acuerdo al programa piloto, comentó González Murillo.

“Una trabajadora ten­drá que registrarse para que le den su número de seguridad social y con esta información podrá pedirle al IMSS un recibo de pago, que será una línea de cap­tura para que el patrón pague la cuota en cual­quier sucursal bancaria”, explicó.

No obstante, el pago de cuota del IMSS aumenta­rá el costo de contratar un trabajador doméstico has­ta 30 por ciento si gana el salario mínimo, afirmó.