Un estudio de las universidades de Sydney y Queensland publicado en la revista Biological Conservation aseguró que el ritmo de declive de la población de insectos en el mundo es mucho más dramático de lo que se pensaba y que el efecto de esta tendencia es potencialmente “catastrófico”.

Los investigadores descubrieron que, a esta velocidad, el 40 por ciento de las especies de insectos podrían desaparecer en cosa de años.

En la actualidad, un tercio de las especies están amenazadas “y cada año se añade un 1 por ciento más a la lista”, calcularon los científicos Francisco Sánchez-Bayo y Kris Wyckhuys. Esto equivale al “episodio de extinción más masivo” desde que desaparecieron los dinosaurios, apuntan los expertos.

ALTERACIÓN DE HÁBITATS, PESTICIDAS Y CAMBIO CLIMÁTICO 

La alteración de los hábitats, los pesticidas sintéticos y el cambio climático son apuntados como los responsables de este fenómeno. Es decir, todo señala en una sola dirección: la mano del hombre. “Una circunstancia de este tipo no puede ser ignorada y debería empujarnos a actuar para evitar un colapso catastrófico de los ecosistemas naturales”, señalan los científicos.