Un total de 15 personas se apuntaron como voluntarios del Programa de Servicio Comuni­tario, intercambiaron sus horas de arresto por faltas adminis­trativas por trabajo a favor de la comunidad.

Ayer acudieron a la calle Nar­bona, en la colonia El Ranchito, en Hermosillo, donde se atendió un reporte de vecinos preocu­pados por un domicilio abando­nado que es utilizado como ba­surero clandestino y lugar para drogarse.

Por varias horas se trabajó hasta dejar el inmueble limpio, retirándose la basura y los de­sechos que las personas han ido acumulando por años en el lugar hasta convertirlo en una zona de riesgo para los vecinos.