Una inversión sin pre­cedente en materia de infraestructura carretera es la que se ha destinado por el Go­bierno de Claudia Pavlovich Arellano desde septiembre de 2015 a la fecha, periodo en el que se han invertido 3 mil 628 millones de pesos a este rubro, informó Ricardo Mar­tínez Terrazas.

El titular de la Secretaría de Infraestructura y Desarro­llo Urbano (Sidur) en Sonora estableció que esta cantidad equivale a un aumento supe­rior a 106% en los recursos que se invirtieron en carre­teras durante todo el sexenio anterior.

“El rescate carretero im­pulsado por la gobernadora representa un ritmo de tra­bajo de 3 km diarios recupe­rados con diferentes acciones: recarpeteo, rehabilitación de pavimentos o pavimentos nuevos”, especificó.

Durante una visita a No­gales la gobernadora recordó que ya suman más de 4 mil 200 obras realizadas en lo que va de su gestión al frente de Sonora, y han sido más de 3 mil 300 kilómetros de ca­rreteras los rehabilitados o reconstruidos de septiembre de 2015 a la fecha, dijo.

Gracias a ello, precisó, en los primeros tres años se pudo subir del 23.4 al 67 por ciento de la red carretera es­tatal en buen estado. Hoy el avance es superior.

Martínez Terrazas reite­ró que, desde el principio de esta administración, por ins­trucciones de la gobernadora se privilegió, primero, el res­cate de las carreteras estata­les que se ha realizado a tra­vés de la Junta de Caminos y de la propia Sidur y luego la rehabilitación de calles prin­cipales en las ciudades con mayor población, inversión que también supera los 3 mil 200 millones de pesos.

Sin embargo, también las obras de infraestructura vial han llegado ya a los munici­pios chicos.

“Como ejemplo, las calles que han sido pavimentadas en municipios como Baviá­cora, San Felipe de Jesús, Arivechi, Moctezuma, entre otros, que se han entregado sólo en la última semana”, co­mentó.

Con estos trabajos, externó, se logró recuperar la movili­dad en el estado, darle fluidez y seguridad al traslado de ciu­dadanos de un lugar a otro, impulsar el turismo, el agro sonorense, el comercio y los servicios, ya que carreteras en buen estado permiten funcio­nar correctamente a todos los motores de la economía.