NOTIMEX.-

La gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan, ordenó esta semana re­tirar a 118 efectivos de la Guardia Nacional desplegados en el estado, al argumentar que su presencia es innecesaria, en un abierto desafío a la política migra­toria y de seguridad del presidente Donald Trump.

La gobernadora sostuvo que los 30 millones de dólares que se gas­tan para mantener a los miem­bros de la Guardia Nacional en la frontera de Nuevo México pueden ser usados en otras prioridades para el estado, como obras de in­fraestructura.

“Rechazo el argumento federal de que existe una abrumadora crisis de seguridad nacional en la frontera sur, a lo largo de la cual se encuentran algunas de las co­munidades más seguras del país”, señaló Lujan en un comunicado divulgado tras ordenar el replie­gue de efectivos de la Guardia Nacional.

La gobernadora decidió mante­ner sin embargo unos 15 efectivos en el sector suroeste del estado para participar en labores huma­nitarias, debido a que cientos de inmigrantes se han concentrado en el área del condado de Hidalgo en busca de asilo.

“Su decisión de replegar a las tropas se debe a que realmente no cree que estemos viviendo una crisis de seguridad nacional en la frontera, como el gobierno federal ha retratado”, declaró a la cadena Univision la vocera de la goberna­dora de Nuevo México, Nora Me­yers Sackett.

El martes pasado, la política de­mócrata publicó además en redes sociales un video donde aparece rompiendo paredes, y en cuya par­te final se lanza contra un muro del que está colgada una foto del mandatario.