Una y otra vez surgen los nombres de Miguel Án­gel y Cesáreo Cota Tórtola como los patrocinadores visibles de actos violen­tos entre sus hermanos yaquis.

Ahora en Rahum intentan eliminar a la autoridad tradicional consagrada, encabezada por Jesús Castillo Subau, solamente porque a ellos no les conviene.

Según los reportes de los vecinos de Rahum, personas conocidas como los “chipilones”, de Loma de Guamúchil, y los “mochalais”, de Loma de Bácum, llegaron a la Comunila con la intención de un golpe de Estado, pero no pudieron, por lo que comenzaron a hostigar a la gente.

Se supo que a la señora María Dolores Valencia Coronado, que anda en silla de ruedas, la golpearon con la intención de presionar para que les entreguen la vara de mando de la comunidad, sin la cual no pueden acreditar ser autoridades tradicionales.

Por ejemplo, en Loma de Guamúchil han operado durante varios años sin la vara de mando original, la cual está en poder de las autoridades a las que quitaron de la guardia tradicional.

¿Hasta cuándo los Cota Tórtola seguirán protegidos y apli­cando la violencia entre los pueblos yaquis?

SEGURIDAD MUNICIPAL

Bien dicen que en Cajeme urge la cartilla moral que ha echado a volar el gobierno federal. Como que la delincuencia no entiende aún el mensaje presidencial de “abrazos no balazos”.

Por ello, raudos y veloces parten los alcaldes a la Ciudad de México, entre ellos Sergio Pablo Mariscal Alvarado, de Caje­me, para reunirse con Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad Pública en el país, y revisar cómo le harán para reforzar este renglón en cada comunidad.

Ojalá el Presidente Municipal pueda presentar el alto nivel de inseguridad cajemense para que el apoyo federal llegue más que inmediatamente porque los alcances que tienen ya las ejecuciones son muy altos y se mezclan el narcotráfico con la trata de blancas para convertir al munici­pio en un polvorín.

Dicen que no estamos a los niveles de otras ciudades violentas, pero para qué esperar alcanzar esos grados. Mejor desde ahora hay que tomar las medidas para ir de raíz contra los malvivientes.

Ojalá y el Alcalde cajemense sea refor­zado en sus planteamientos por un nuevo funcionario federal en el área de Segu­ridad Pública, Andrés Salas Sánchez, para que pronto el escenario violento cambie.

Por lo pronto, hay que ponernos a repartir abrazos.

MORENISTAS RABIOSOS

No es para menos que los inte­grantes de Morena anden enojados porque los cargos públicos, como las delegaciones de las dependencias los están recibiendo personas que fueron funcionarios padrecistas.

Tal es el caso de Luis Antonio Esquer Cañizales, quien a su arribo a la Delegación del Registro Agrario Nacional convocó a los trabajadores para decirles que va a despedir prác­ticamente a todos.

Como se sabe, esta persona fue en su momento Director de Asuntos Agrarios en el gobierno de Guillermo Padrés Elías.

Y con mucha rabia, los morenistas dicen en sus redes socia­les: “En Sonora votamos abrumadoramente por Morena para que ganara el PAN”.

UNA DE BANQUEROS

A don Martín Fernando Nieblas Félix, como a muchos otros usuarios de la banca, lo tienen en un brete: alguien, de dentro o de fuera del HSBC, realizó siete operaciones con su cuenta, con un importe total de 278 mil 79 pesos, aproximadamente.

Cuando le reclaman, la institución bancaria le dice que son váli­dos los movimientos en la cuenta de esta persona y da por conclui­do sus alegatos con un: “De acuerdo a lo expuesto anteriormente, me apena informarle que su aclaración resulta improcedente”.

¿Quién utilizó los datos de transferencia bancaria del afec­tado? Los del banco dicen que fue el cliente, pero él alega que nunca ha utilizado el famoso SPEI y que por lo tanto alguien que sabe, o robó, sus contraseñas, realizó el fraude.

Como el banco se niega a investigar a fondo, esta mañana en Miguel Alemán y Zara­goza habrá una mani­festación del ofendido con su respectiva rueda de prensa.

Y aunque este cuento es de banqueros, no de vaqueros, de todos mo­dos hubo jineteo, pero de dinero.