Gasta Oomapasc más de la cuenta

Gasta Oomapasc más de la cuenta

La paramunicipal no cuenta con disciplina en las finanzas y cada tercer año acrecienta sus problemas

 

 

 

Michel Inzunza

Desde los últimos siete años, el Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oomapas) de Cajeme ha alcanzado una deuda por el orden de los 700 millones de pesos, informó Rodrigo González Enríquez.

 

 

Sin embargo, el principal deudor de la paramunicipal es el propio Municipio, ya que actúa como aval, informó el nuevo director de la dependencia, quien también dijo que existe falta de disciplina en las finanzas.

 

 

Y es que año tras año, el Oomapas gasta más dinero del que recauda, indicó, lo cual tiene como consecuencia un desbalance.

 

 

“Este desequilibrio se da en los últimos años de cada administración.

 

 

No quiero pensar mal, pero presiento que el dinero va a parar a campañas políticas”, expresó.

 

 

Como ejemplo, en 2017 se presupuestó un ingreso de 500 millones y un egreso por la misma cantidad; sin embargo, el monto que se pretendía recaudar se cayó, aunque sí se ejerció el gasto.

 

 

Esos 500 millones procederían de dos vertientes: 150 millones de pesos de participación de obras y 350 millones por pago de contribuyentes, indicó.

 

 

Pero el Organismo no cumplió con su responsabilidad ante los programas estatales y federales y por esa razón no se recibió el monto completo por concepto de obras.

 

 

Entre los principales adeudos se encuentra el de 80 millones de pesos con la empresa Solaqua, que tiene más de 20 años como administradora de la planta tratadora de agua y que en los últimos 18 meses no se le ha pagado.

 

 

También se deben 25 millones de pesos al Distrito de Riego del Río Yaqui (DRRY) y 25 millones a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), informó; incluso existen demandas por parte de proveedores, a quienes también se les dejó de pagar.

 

 

A su llegada, dijo, platicó con todos los directicos, jefes de área y supervisores de la paramunicipal, pues era necesario hacerles ver que con cada administración viene gente de confianza; sin embargo, hay una base operativa que es necesario mantener.

 

 

Quienes saldrían con la llegada del nuevo Gobierno es porque no son indispensables, sentenció, y quienes se quedan estarán sujetos a un proceso de evaluación con el que se ratifique que cumplen con su trabajo de la mejor forma y que el retirarlos significa un retroceso en el servicio que se brinda al usuario.

 

 

Durante su gestión pondrá en marcha una serie de estrategias para equilibrar las finanzas del Oomapas, pero no contempla aumentar la tarifa del agua, puntualizó.

Dejar un Comentario