“Ganamos Alcaldía  por el trabajo realizado”

“Ganamos Alcaldía por el trabajo realizado”

Por: Gerardo Armenta

Frente al enigma representado por el hecho de que el PRI ganó la alcaldía en Álamos, y perdió casi todas las demás en el sur del Estado, Víctor Balderrama Cárdenas expuso:
“Ganamos por el trabajo permanente que siempre estuvimos realizando”.
El alcalde electo de este lugar indicó:
“No era algo improvisado lo que un servidor presentó a los electores”.
Además, consideró que en Álamos “se dieron circunstancias electorales diferentes”.
Abogado, de 43 años de edad, Balderrama Cárdenas aborda en esta entrevista con DIARIO DEL MAYO diversos aspectos que distinguen las rutinas de Álamos y otros relacionados con el modo de ser de sus habitantes y el suyo propio en lo personal.
-¿Existe una
problemática de
carácter vial en el
Mercado de Álamos?
-No se han generado las condiciones para que, las personas que trabajan en el Mercado Municipal, se les pueda dar una oportunidad de que los carros que utilizan puedan ser concentradas en un solo lugar.
¿Habla de los
locatarios del Mercado?
-Sí. Hablo de esos espacios que ocupan en la vía pública y que pudieran estar a disposición de los usuarios o clientes. Pero también necesitaríamos propiciarles condiciones a ellos en cuanto a que sus vehículos van a estar debidamente protegidos en el lugar que se designe para que los estacionen.
-¿Cómo está el
Mercado de Álamos?
-De alguna manera tenemos que trabajar en el tema de la infraestructura. Necesitamos ver cómo mejoramos el servicio para los mismos locatarios y el servicio para los usuarios. La idea es que los clientes realicen allí las compras que deban hacer. Pero también debemos mejorar las condiciones internas propias del mismo Mercado. El de Álamos es bueno. Muy visitado. Podríamos decir que es uno de los lugares que más visita el alamense para adquirir sus provisiones.
-¿Cómo están las
colonias aquí?
-Son barrios y colonias. Tenemos alrededor de 40 y en donde viven alrededor de 3 mil 500 familias de la cabecera municipal. Y en su mayoría las colonias tienen los servicios necesarios. Claro, habría que mejorarlos. No puedo decir que sus servicios están completamente o al 100 por ciento atendidos. Pero si se observa que, en la totalidad de las colonias alamenses, y si no en su totalidad, un 80 por ciento de pavimentación, así como energía eléctrica, agua potable, drenaje, alcantarillado. Hay que ver los temas del alumbrado, la recolección de basura y, ante la necesidad que existe de los servicios públicos, debe reconocerse que Álamos tiene la distinción de sus visitantes, porque sus calles y callejones son limpios, al igual que sus colonias. Claro, necesitamos también como administración hacer lo propio para incentivar para que las costumbres alamenses vuelvan a su arraigo.
-¿Qué pasa con
las costumbres en
Álamos? ¿Se han perdido?
-No. Lo que pasa es que antes podías recorrer las colonias y te dabas cuenta de que el propietario de cada casa atendía la parte externa que le correspondía. La gente se daba la oportunidad de regar y limpiar esa parte su casa. Eso era muy bonito.
-¿Se ha perdido un
poco esa costumbre?
-Creo que sí. Se ha perdido un poco esa costumbre.
-¿Por qué?
-A mejor por causa de la modernidad. Pero sí necesitamos también que el Municipio desarrolle alguna estrategia o programa para motivar en ese sentido la iniciativa de las personas. Y, al mismo tiempo, tenemos que seguir con la recolección de basura casi a diario que se hace en todo el casco urbano. Hoy también ya se atienden en esta materia comisarías grandes como San Bernardo, Los Tanques, Minas Nuevas. La intención radica en hacer crecer más el proceso de recolección de basura. También vamos a buscar la forma de que el alumbrado público funcione en la forma que debe hacerlo.
-¿Álamos es un
lugar tranquilo?
-Sí lo es.
-¿Cómo se vive aquí?
-Se vive con calidad. Hay mucha calidez humana. Hay mucho respeto personal. Claro, no podemos decir que estas actitudes sean como antes. Creo que hay temas que han venido a transformar nuestras localidades. Pero todavía aquí conservamos un arraigo en materia de respeto. Creo que cada jefe y jefa de familia han tenido ese control o manejo por el tipo de educación que han recibido. Creo que esta forma de educación es hereditaria para los hijos.
-¿Todos se
conocen en Álamos?
-Sí. Aquí nos conocemos todo mundo. Claro, cuando las mineras llegaron con su personal, quizá se produjo algún desconcierto social o personal. Pero eso pasó rápido. Porque la gente que vino de fuera se integró con rapidez a la sociedad local. Y todo volvió a la normalidad. Muchos se quedaron porque se casaron aquí. Pero hoy en términos generales podríamos decir que las familias grandes de Álamos se siguen conservando. Aquí hay apellidos muy conocidos.
-¿Cómo cuáles?
-Acuña, Robles, Balderrama, Palomares, Cárdenas, Salido, Almada, Yépiz. En Álamos hay familias con mucha tradición y con descendencia muy grande. Y la mayoría trata de conservarse aquí. Incluso, yo he visto algunos casos de quienes se van para experimentar con el sueño americano.
-¿Y qué ha
sucedido?
-Que a la vuelta de uno o dos años están de regreso.
-¿Por qué se regresan?
-Lo dije hace unos momentos: porque aquí se vive a gusto. Aquí la vida no es cara.
-¿La vida no
es cara en Álamos?
-Claro, si tú te impones a un ritmo de vida, te puedo garantizar que en Álamos ni siquiera vehículo necesitas para desarrollar tus principales actividades. ¿Cuáles serían esas actividades? Ir al mercado a hacer las compras diarias. El mercado siempre está relativamente cerca para todos. Llegar al trabajo tampoco involucra una gran distancia. Todo aquí queda cerca. Creo yo que Álamos es un pueblo o ciudad que todavía conserva mucho de lo que le ha distinguido siempre.
-A pesar de que Álamos es como es a partir de la descripción que suscribe, ¿pensaría de todas formas que debe ser un reto gobernar este lugar?
-Sí. Bastante.
-¿Cómo siente usted ese reto?
-Es un reto porque Álamos tiene características muy especiales.
-¿Por qué?
-Es un destino turístico muy visitado. Es un lugar donde se generan reuniones de carácter regional, estatal, nacional e internacional. A estas reuniones asisten muchas personalidades. Pero en lo personal, como reto, fuimos buscando todo esto con el transcurso del tiempo. Y lo logramos.
-¿Y cómo se sienten los alamenses por lograr lo que tienen en el sentido que usted lo describe?
-Yo en lo personal me siento con toda la capacidad para atender todo con la responsabilidad que se necesita para ello. Yo soy una de las personas que siempre muestra una actitud de entender, comprender, escuchar y ser guiado. Por eso afirmo que vamos a crear mejores condiciones para Álamos. Esto lo haré con un equipo de trabajo que estoy integrando. Quisiera platicar algo curioso que aprendí en la campaña.
-¿Qué fue eso?
-La gente, además de esperar servicios del Gobierno, la atención de programas y recibir beneficios, quiere conservar en su autoridad municipal características como humildad, modestia, cordialidad, que sepa escuchar y que sea atento en el saludo. Muchas veces la gente va a la presidencia no para plantear un problema. Va para saludar al presidente municipal. Y también creo que para poder disfrutar un vaso de agua.
-¿Usted como alcalde
tendrá la puerta
abierta para que se
produzcan
encuentros como
el que describe?
-Claro que sí. Así. En estos días he meditado mucho.
-¿En qué ha pensado?
-En que, por ejemplo, no voy a modificar mi estilo de vida. Y digo modificar en el sentido de que deje de hacer mis actividades primarias o personales.
-¿Qué actividades
serían las suyas?
-Llevar a mis hijos a donde deba llevarlos. Ir al mercado. Ir a saludar a mis tíos. Creo que lo que viene para uno es pasajero o temporal. Además, propiamente yo tengo un arraigo de comportamiento. Esto se lo debo a mi’apá y mi’ama y a mucha de mi familia. En mis otras tareas públicas, creo que la gente siempre tuvo la confianza de acercarse con uno sin mayores complicaciones, con mucha confianza. Yo siempre he dicho que hay que escuchar a la gente. Hay que atenderla como se merece.
-¿Usted seguirá siendo así?
-En mis planes no está cambiar de modo de ser. Así lo he dicho a quienes van a ser los funciones municipales. Debo señalar que ya estamos en busca de integrar todo lo que corresponde al próximo Gobierno municipal.
-¿Qué más ha dicho a quienes serán funcionarios municipales?
-Les he dicho que habrá una prioridad.
-¿Cuál?
-La atención al ciudadano de ocho a 11 de la mañana, sobre todo al ciudadano del área rural. De 11 de la mañana en adelante habrá que hacer la agenda de trabajo para atender a la gente que traiga planteamientos para el desarrollo de Álamos. Por la tarde se dará atención a cada uno de los directores de área del Ayuntamiento.
-¿Tendrán horarios
rigurosos?
-Vamos a trabajar de 8 a 3 de la tarde y de 5 de la tarde a ocho de la noche. Todas las oficinas quedarán sujetas a este esquema. Es un nuevo planteamiento que vamos a hacer. También he planeado que todos los lunes nos reunamos con el gabinete. Las situaciones extraordinarias que se presentan las vamos a atender a partir de esa organización. Lo que aprendí tras haber sido funcionario mucho tiempo, es que el alcalde necesita tener siempre comunicación con la gente que integra la administración municipal.
-¿Por qué el PRI ganó
la Alcaldía de Álamos
y perdió casi todas las
demás presidencias
municipales en el
sur del Estado?
-Fue el trabajo. Lo que de alguna manera venía presentado un servidor a los electores, no era algo improvisado. Creo que la gente desde hace tiempo, o desde administraciones municipales anteriores, ya me tenía ubicado. Cuando decido participar como candidato a la Alcaldía, lo que hice en la primera semana de febrero, también decidí retirarme como secretario del Ayuntamiento para ponerme a trabajar de manera directa. Y no lo hice porque la ley me lo exigiera. Tenía hasta el 31 de marzo para seguir como secretario del Ayuntamiento. Lo hice así para dedicarme de tiempo completo a generar la construcción de mi proyecto. O de lo que iban a ser los 40 días de campaña.
-¿En qué sentido?
-Yo llegué a la candidatura con unidad. También hay que considerar el trabajo que realizamos. Y no nada más durante los 40 días de campaña. Aparte, hay que tomar en cuenta el criterio de la gente.
-¿De qué forma?
-Yo digo que se ganó la elección por el trabajo permanente que siempre estuvimos realizando. Creo también que la gente valoró mucho al final de la jornada la propuesta que le hicimos. Se dijo que en el país se produjo una burbuja electoral. Quién sabe. Yo creo que en Álamos lo que ayudó para ganar fue el trabajo directo que se hizo con la gente.
-¿Usted se asume
como político?
-Como lo dije al principio: Yo prácticamente sigo llevando mi vida. Pienso que la gente no me ve como un político convencional.
-¿Cómo supone
que lo ven?
-Creo que como a alguien que se ha hecho en el servicio público, pero sin que jamás hay perdido identidad y su convicción. Yo siempre he tenido la cualidad de ser atento con toda la gente, sin tomarle importancia al extracto social que tengan. Para mí vale igual cada ser humano.

Dejar un Comentario