Escasean donadores

Escasean donadores

Hay poca cultura para entregar sangre a quienes la necesitan


Por: Fabiola Navarro

Pese a los esfuerzos de instituciones de salud, como IMSS, Issste, Isssteson y particulares, la participación ciudadana sigue siendo baja en la cultura de donación de sangre.
Hoy, 14 de junio, se celebra el Día Mundial de la Donación de Sangre con el objetivo de concientizar a la población de la importancia de salvar vidas a través de esta práctica, ya que ni el uno por ciento de la población en Ciudad Obregón, al igual que en el resto del país, son voluntarios.
“Desde hace un año me solicitaron una operación de vesícula, y en el IMSS no me la han hecho por falta de donadores de sangre. Los que se han acercado a apoyarme me cobran o simplemente no resultan candidatos”, dijo Nidya Arce Murrieta.
Como la joven recepcionista, existen otros cientos de casos y por ello la Organización Mundial de la Salud (OMS) e instituciones en México tienen como meta que por lo menos el uno por ciento de las donaciones sean voluntarias, a través del lema “Date a los demás, dona sangre, comparte vida”.
A esta campaña se ha sumado el Issste, institución que anualmente percibe al año 100 mil 500 donaciones, de las cuales ni el uno por ciento son voluntarias; es decir, cuando una persona está enferma, recurre a pagar a otras para que les done sangre o bien, sus familiares se ven forzados a hacerlo.
En el Banco de Sangre del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se tiene una lista desde hace casi ocho años de aproximadamente 180 donadores voluntarios que son llamados en casos de emergencia, sobre todo en periodos vacacionales, cuando se presentan accidentes.
Para reducir la captación de familiares y aumentar las voluntarias, se hacen campañas en centros laborales y se han hecho actividades en conjunto con universidades como la UTS, Itson y ULSA, en donde se acondicionan las aulas para hacer donaciones masivas.
Sin embargo, no todos resultan candidatos al no cumplir con los requisitos, ya que se desvelan o consumen alcohol o tabaco o, en su defecto, presentan enfermedades o infecciones.
Las personas de 18 años de edad, y hasta los 60, pueden ser donadores voluntarios y por ello es importante desmentir los mitos que rodean esta acción, que entre otros destacan: Aumento de peso, disfunción de la capacidad sexual y reproductiva, tener tatuajes o piercing, entre otros.

Dejar un Comentario