Es bombero y apaga su pasión por música

Es bombero y apaga su pasión por música

Con 21 años, Alejandro combina dos de sus sueños y lo hace con gran vocación

 

 

 

Oviel Sosa

El pasado 22 de agosto, Alejando Tovani, de 21 años de edad y originario de esta ciudad, cumplió una meta que se trazó: concluir la academia para convertirse de manera oficial en bombero. Ya puede brindar apoyo a las personas que atraviesan por una situación que pone en riesgo su vida. Lo motiva su gusto por servir a la gente y por ello se enlistó para ser bombero, algo que concretó gracias a su empeño y dedicación.

 

 

En sus ratos libres, toma su guitarra y va al Centro para tocarla y cantar. Así proyecta una pasión que lo mueve tanto como ser bombero: la música.

 

 

“Siempre quise ser bombero y lo pude conseguir, concretando así un sueño”, comentó.

 

 

En la música, encuentra un espacio en el que se distraer y ofrece un rato ameno a quien lo escucha interpretar diferentes melodías, principalmente canciones norteñas.

 

 

Arriba de la bombera y con su indumentaria adopta la postura de brindar auxilio a la ciudadanía, al atender un llamado con gran valentía y convicción.

 

 

En cambio, cuando toma en sus manos la guitarra la siente parte de él, como si fuera una extensión de su cuerpo, por lo que hace clic con el instrumento y lo manipula con destreza. A su vez, posee una voz especial que le permite ser del agrado de quienes le escuchan.

 

 

Al Cuartel de Bomberos va los lunes para cumplir con su guardia, para irse abriendo camino en tan loable labor a fin de figurar como un bombero honorable y de igual manera está disponible por si se requiere su presencia.

 

 

En el primer cuadro de la ciudad tiene años cantando e incluso a veces se sube a los camiones, cuando los choferes le dan permiso, porque la música lo motiva y encuentra en ella un medio para expresar sus emociones.

 

 

También forma parte de una agrupación que contratan para eventos sociales. Del dinero que obtiene en la música se mantiene y apoya a su familia.

 

 

Con mucho esmero y dedicación, Alejandro combina sus dos pasiones: la música y el ser bombero, facetas que realiza con apego y vocación porque de pequeño la primera lo inspiró y el hecho de auxiliar a las personas para que salgan bien libradas de un incidente también, algo que tiene la dicha efectuar en su día a día.

Dejar un Comentario