“El Tecatito”, orgullo sonorense

“El Tecatito”, orgullo sonorense

Es el primer hermosillense en jugar un Mundial

 

 

 

Mónica Miranda

La energía que repartía por toda la casa era imparable. La tranquilidad se percibía únicamente cuando Jesús Manuel estaba en la escuela, pero al acercarse la hora de salida, sus padres y hermanos se preparaban para recibir un torbellino.

 

 

Por ser la hermana mayor, a Yazmín le tocó hacerse cargo de su hermano “El Tecatito” en la etapa de preescolar, mientras sus papás trabajaban, momentos que le hicieron ver su suerte, pues nunca logró contener las travesuras del pequeño hiperactivo, hermosillense y actual figura en el mundo del futbol.

 

 

“Mi mamá en ese entonces trabajaba y yo lo cuidaba, pero era un terror para mí. Yo lloraba, les decía a mis papás que ya no lo quería cuidar, era demasiado inquieto e hiperactivo”.

 

 

Un médico le diagnosticó a Jesús Manuel Corona a los cinco años el síndrome de hiperactividad y durante un tiempo estuvo medicado, con dosis de pastillas que ayudarían a permanecer en serenidad; sin embargo, los efectos secundarios, de sueño en exceso y desánimo, llevó a sus padres a suspender el tratamiento.

 

 

“Su hiperactividad fue el motivo por el que mi hermano comenzó a jugar futbol. Pensamos que si practicaba algún deporte iba a descargar toda su energía de una manera positiva, pero no fue así, llegaba peor a la casa, nunca se cansaba”.

 

 

Al entrar a la adolescencia, “El Tecatito” dejó ver a nivel nacional su talento con la pelota y su destreza en la cancha. Las competencias dentro de la Selección Municipal con el equipo Los Pumitas, eran cada vez más frecuentes.

 

 

Su mayor logro durante su infancia, cuenta la hermana de 30 años, fue asistir al Mundial de Brasil de la Copa Coca-Cola, con el equipo de la Secundaria Luis Donaldo No. 6, en Hermosillo.

 

 

“Fue Jugador Más Valioso y campeón goleador, allá. Se ganó los dos trofeos esos, y pues fue ahí cuando le llamó la atención a equipos como, Rayados de Monterrey, Tigres, Atlas y otros”.

 

 

Con el apoyo de sus papás, a los 15 años Jesús Manuel decidió entrar a formar parte del equipo de los Rayados de Monterrey, decisión que lo llevó a cambiar de una manera radical su vida, pues tanto él como sus padres dejaron todo y se mudaron a Nuevo León tras del sueño del deportista.

 

 

“Jugó con ellos hasta 2011, entonces tenía 19 años. A los 20 se fue a Holanda; ahí estuvo tres años y ahorita ya lleva dos en el equipo de Portugal, Porto”.

 

 

 

SU SUEÑO COMO FUTBOLISTA: LLEGAR AL MUNDIAL, NO TERMINA AHÍ
Aunque llegar a jugar en un mundial con la Selección Mexicana era algo que “El Tecatito” siempre quiso desde que entendió la importancia de su papel en el futbol.

 

 

Competir con los mejores equipos del mundo no le genera temor, pero sí un gran reto de poner el nombre de México y de Sonora en alto, expresó su hermana, según las palabras que día a día Jesús Manuel Corona comparte con ella en las llamadas telefónicas.

 

 

“Para él, si ahorita le pregunto, me diría que le hace falta más. Para él todavía le falta, él quiere un ‘Tecatito’ más avanzado, que logre más sus objetivos. Le falta lograr algunas metas más, porque obviamente quiere irse a un equipo mejor. Él está muy feliz con lo que ha logrado, pero quiere más”.

 

 

 

¿PORQUÉ “EL TECATITO”?
El apodo de “El Tecatito” lo adoptó durante su estadía en el equipo de Rayados, pues el patrocinio lo otorgaba la empresa cervecera Tecate y, por tradición, los uniformes llevaban grabados ellos apellidos de los jugadores en la parte de atrás de la playera.

 

 

Pero Jesús Manuel no podía llevar su apellido Corona en su espalda, pues es el nombre de la marca que compite con la del patrocinador.

 

 

“A él siempre le ponían Jesús Manuel C. en la camiseta de Rayados, porque el patrocinador era Tecate y era como contradecir; entonces el director técnico, como es chiquito y delgado, le empezó a decir ‘Tecatito’ y se le quedó”.

 

 

 

¿QUIÉN ES “EL TECATITO” FUERA DEL FUTBOL?
Jesús Manuel Corona, de 25 años, es hijo de Narciso Corona y Martha Ruiz, ambos comerciantes de frutas y verduras al mayoreo.

 

 

Tiene cuatro hermanos: Narciso, Yasmín, Jesús y Míriam, todos se mantienen en comunicación con él y se reúnen dos veces al año en Hermosillo.

 

 

“Él normalmente viene en mayo y en diciembre. Cuando nos visita aprovechamos para salir todos juntos. Le gusta mucho ir a San Carlos, en Guaymas. Nos quedamos un fin de semana y él invita a sus amigos más cercanos”.

 

 

Actualmente es padre de un niño de tres años y esposo de Gabriela García.

Dejar un Comentario