El panadero sin el pan

El panadero sin el pan

Por: Gaspar Juárez López (+)

A propósito de la visita de Raúl Cano, actual manejador del equipo “Aguilas” de Mexicali, Lolo mi hermano gran amigo de éste, le organizó un convivio en conocido “chupadero” y sin pecar de cronista de sociales vamos a decir que asistieron muchos amigos:
Fili Montero, Roberto Jacobo, Bayliss el carpintero, Chacho Barreras, el Mudo López Rivera, Ing. Vargas, Dr. Raúl Juárez, Manolo Sánchez (y Dalgo), Heri Vizcarra, Rubén Ramírez, Nay Parra, Lencho Fimbres y el panadero Manuel Ortega. Se le echó a menos a Agustín Ceceña.
Se habló de todo, gran ambiente, puntadas, camarones, carne asada, como siempre “rociado” con exquisitas “cheves” y “guiscle”.
Lencho Fimbres, el fabuloso “Márques de Suaqui Grande” con su gran sentido del humor tuvo con los dientes pelados a la concurrencia.
Ahí se recordó la vez que este buen amigo, invitó a varios de su “pandilla” por los rumbos de su “Marquesado”, entre ellos iba también el “puntilloso” “Masiosari” Ibarra.
Al llegar a un caserío el “Masío” le pregunta al Lencho:
-Oye, cómo se llama este pueblo?
Lencho con mucho orgullo le conetstó:
“… Esta lugar es donde yo nací y como tu debes de saber se llama Suaqui Grande.
.Uh… ¡Pos como estará el chico!
Manuel Ortega, el Panadero, es una persona que no le gusta la solemnidad, quien a pesar de tener el pelo como el vejete de la canción. “Completamente cano” (se pela cepillo) es chaparrón de contextura fuerte y sin arrugas, quizá por el tenor de su chamba.
A Lencho y a Manuel les tocó estar juntos en el “jolgorio”; por allá como a las mil, a Manuel se le ocurrió hablar y le confesó a Lencho que ese día precisamente cumplía años.
Lencho les comunicó a los demás el acontecimiento, como es de rigor llovieron los abrazos y los mejores deseos, no faltó la pregunta que ofende, no sabemos por qué, a las mujeres.
-Oye Manuel, ¿cuántos años cumples?
Muy displicentemente contestó:
-60 años.
Todo mundo pensó que tenía menos, porque ya dijimos, no los repersenta, después de muchos comentarios al respecto, algunos le… reclamaron el porqué no había avisado, para celebrarlo más dignamente y así por el estilo.
El explicó que nunca le gustó hacerla de “barullo”, que se sentía más a gusto rodeado de amigos ni más ni menos.
Lencho muy “agudo” acabó con el cuadro cuando le dijo:
-Mira Manuel, tú ya no puedes cambiar tu forma de ser y te felicito por ello, pero ya que no quisiste festejar como se estila… DE PERDIZ HUBIERAS TRAIDO.. UN CASCATE DE TORCIDOS!

Dejar un Comentario