El ciudadano Álvaro Obregón

El 1 de diciembre de 1924 Plutarco Elías Calles toma protesta como Presidente y una semana después Álvaro Obregón sale de la Ciudad de México a retomar con nuevos bríos su actividad agrícola, empresarial y de beneficio para el Valle del Mayo.Se traslada a Navojoa, Sonora y se instala en la casa que le había comprado desde el 29 de julio de 1922 al Sr. Tomás R. Bours ubicada en la esquina de Central (hoy Av. Obregón) y Otero, en la cantidad de 15,000.00 oro nacional, según consta en el Registro Público de la Propiedad de Álamos, Sonora (Navojoa fue elevada de Villa a Ciudad el 11 de julio de 1923).
Desde aquí continúa su influencia modernizadora de la región y lo hace a través de la sociedad “Compañía Industrial y de Comunicaciones, S. A.” constituida el 25 de enero de 1925 con un capital de 100,000.00 y registro de los siguientes socios: General Álvaro Obregón, Ignacio P. Gaxiola, William D. Richardson, Tomás R. Bours, Jesús C. Araiza, Enrique Carreón, E. K. Smoot. El domicilio legal quedó asentado en Navojoa y el objeto de la sociedad fue el establecimiento, mantenimiento y explotación de industrias de todo género, vías de comunicación, obras de irrigación, plantas eléctricas, líneas telefónicas y telegráficas, ferrocarriles de toda clase de tracción y las obras anexas, y adquisición de concesiones para el aprovechamiento de aguas y otros elementos naturales (Registro Público de la Propiedad de Navojoa).
Además, en el Valle del Yaqui se instala en la Hacienda del Náinari e impulsa la apropiación de los mexicanos sobre esas tierras y la apertura de otras nuevas y obras de irrigación para el cultivo iniciado por la compañía deslindadora Richardson (“Política pública e intereses privados. Desarrollo agrícola del valle del Mayo de Sonora, 1920 -1928”. Dr. Juan José Gracida Romo, Centro INAH Sonora).
En septiembre de 1925 funda la firma “Obregón y Compañía, Sociedad Civil” teniendo como socio a Ignacio P. Gaxiola para explotar molinos harineros y de arroz, así como el ramo de agricultura. Establecen oficinas en Navojoa, Cajeme, Nogales, Puebla y México. En ese mismo mes, informó el Periódico “Acción” que Álvaro Obregón viajaría a San Francisco, California, para gestionar el inicio de los trabajos de la Presa del Río Mayo, además publicó que los accionistas reconocieron su admiración por el valioso trabajo plano gráfico del Sr. Tomás Robinson Bours Jr. con el cual se adelantaba por lo menos dos años de trabajo de oficina. También declararon que esos trabajos topográficos, nivelación y planeación le costaron al Sr. Robinson Bours más de 3 mil pesos.
Cabe destacar que existía en los apuntes del Sr. Manuel Hernández Salomón, ex Cronista de Navojoa, el contenido de una carta que envió el Gral. Obregón al Presidente Calles abogando por sus ex soldados Mayos: “Es sensible para mí tener que darte tantas molestias sobre un mismo asunto, pero lo hago confiado en que tú estás más interesado que nadie en el cumplimiento de tus propios acuerdos, y es el caso de los huérfanos, viudas y mutilados del extinto batallón de Mayos, aún no se cumplen.”
Por otro lado, seguramente los navojoenses de esa época se sentían orgullosos de la modernización de su ciudad porque consta en el Acta de Cabildo del 7 de abril de 1926 que “El Ayuntamiento autoriza el pago de la publicación de una plana en el periódico Excélsior con fotos de los mejores edificios y una reseña de los adelantos del Municipio”.
La labor humanitaria de Álvaro Obregón y algunos navojoenses no se limitaba al Valle del Mayo, como consta en el acta de la Cámara de Comercio de Navojoa del día 8 de octubre de 1926: “Atendiendo comunicación del Sr. Gral. Álvaro Obregón, para atender necesidades de poblaciones fronterizas por los daños causados por las intensas lluvias y ‘cordonazos’ la Cámara Agrícola y Comercial del Río Mayo envía $1,400 y 42 sacos de granos alimenticios aportados por cada socio, a la Cámara de Comercio de Hermosillo”.
Después de las inundaciones de 1927, de nuevo realiza gestiones para beneficio y protección de este Valle logrando que la Secretaría de Fomento a través de su delegación en Sonora eliminara inmediatamente los escombros que obstruían el Río Mayo; además el General Obregón aportó $10,000 a la Cámara Agrícola y Comercial del Río Mayo para la construcción de bordos.
Álvaro Obregón nunca olvidó que el Valle del Mayo era su cuna y siempre que tuvo oportunidad benefició a su gente y su tierra.

Dejar un Comentario