Despreciados y olvidados Indigentes encuentran refugio en las calles

Despreciados y olvidados Indigentes encuentran refugio en las calles

Por: Fabiola Navarro.

Arturo camina con calma total sin importar que sus pies descalzos se quemen al pisar el suelo de las calles que se calientan con las altas temperaturas que se han dejado sentir en los últimos días.
Recorre la ciudad haga frío o calor, llueva o no, al final de cuentas él eligió esa vida, asegura con voz firme y aunque con aliento alcohólico, pareciera tener lucidez mental; sin embargo, reconoce que escucha voces en su cabeza que le impiden tener una vida estable, con la compañía de su familia y un hogar.

“ Yo soy de Durango, mi madre me dio una casa para cuidar y mi hermana me pagaba la luz y tenía un tambo de gas, comida no me dejaban para que yo saliera a buscar trabajo, pero las voces en mi cabeza no me dejaban, así que me mandaron a un internado dos años ocho meses, ahí me golpeaban. Yo soy paciente psiquiátrico, ahí donde me ve tengo mis terapias en la Unaides.

Dejar un Comentario