Dependencias mudas

Una queja generalizada de los representantes de los medios de comunicación en el sur de Sonora ha sido en los últimos años la centralización de la información.

 

 

Durante días enteros, los reporteros hacen antesala en las oficinas de las diferentes dependencias del gobierno de Sonora a fin de obtener las noticias que en sus salas de redacción les están exigiendo.

 

 

Es ahí donde comienza el viacrucis pues los funcionarios, salvo contadas excepciones, muestran temor de mostrar los datos solicitados porque al día siguiente les “jalan las orejas” por haber abierto al público la información.

 

 

Los responsables de las oficinas a veces ni siquiera atienden a los periodistas por pena y mejor los remiten a los enlaces de las dependencias de prensa en Hermosillo, donde hay criterios de que solamente deben canalizar, y a veces filtrar, los mensajes a los “medios clave”.

 

 

Creen algunos que soslayar a ciertos o tales periódicos, portales o televisoras y radios es mejor porque lo que buscan es divulgar solamente a través de los “amigos” o aliados, como se les conoce a los medios que “jalan” con los servidores públicos. Sus razones tendrán.

 

 

El problema no es de un solo sector como el de Salud sino también en materia de seguridad, pues los representantes de los medios han querido saber noticias de la Fiscalía General de Justicia, de la Secretaría de Seguridad Pública, del Instituto de Tratamiento de Aplicación de Medidas para el Adolescente (ITAMA) y en el Centro de Justicia para la Mujer.

 

 

Pero las solicitudes de información llevan a veces varios meses en los escritorios de los responsables sin una respuesta o por lo menos una explicación al reportero de por qué son tan celosamente guardados los temas de determinada oficina.

 

 

Eso sí, cuando solamente se divulga la opinión de los quejosos, inmediatamente salen a decir que son mentiras y que hay “inclinaciones” del medio para desvirtuar el trabajo oficial.

 

 

Por ejemplo, la oficina de enlace en Cajeme de la Secretaría de Relaciones Exteriores, desde hace meses dejó de atender a los medios de comunicación debido a que ahora se debe solicitar permiso ante la SRE en Hermosillo, según informó su representante en Cajeme, Jesús Antonio Encinas Madrid.

 

 

Y como él, varios otros funcionarios prefieren decir en corto a los reporteros que no es su culpa el ocultar los datos sino que los reprenden si llegan a “soltar la lengua”.

 

 

Y uno se pregunta si esconden algo o tienen temor de que sus representantes en el sur de Sonora no tengan la capacidad para enfrentar a los medios de comunicación.

 

 

O ¿por qué tanto misterio, entonces?

 

 

Ya es hora de que haya mayor apertura a la entrega de información oportuna o de otro modo el malestar del gremio periodístico se irá agravando y cuando haya repercusiones, entonces se van a preguntar por qué los reporteros actúan así.

 

 

El que nada debe, nada teme. Y eso aplica no solamente para los ciudadanos de a pié.

 

 

Los servidores públicos también están obligados a informar, sobre todo con la verdad.

 

 

Los sonorenses así lo esperan.
Para comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario