De “película” edificios abandonados en Cajeme

De “película” edificios abandonados en Cajeme

El Cinemas Gemelos de la 200 está convertido en basurero y nido de malvivientes

 

 

 

Luz del Carmen Paredes

La “pachitas” de los “teporochos” que llegan cada noche al edificio del Cinemas Gemelos de la 200, tapizan el piso, en el que se pueden encontrar todavía las marquesinas que anunciaban las películas que hace 14 años fueron los estrenos del momento.

 

 

Esta plaza, que cuenta parte de la historia de Cajeme, luce hoy en total abandono, cuando hace algunos años fue un lugar de encuentro de las familias cajemenses que acudían al cine a ver las películas de la temporada.

 

 

Actualmente, como muchos otros inmuebles en la ciudad, está en ruinas, convertido en refugio del malvivientes y basurero público.

 

 

Las salas de proyección están sin techo, aunque todavía conservan parte de las cortinas y alfombras; asimismo, en las oficinas se puede ver la caja fuerte y parte de las películas que se proyectaron en estas salas, así como la publicidad.

 

 

Sergio Anaya, historiador de Cajeme, comentó que “Alejandro Magno” y “Los ríos color púrpura 2” fueron de las últimas películas que se exhibieron en las salas de los Gemelos de la 200, “donde muchos cajemenes todavía evocan las noches de cine, en esas salas”.

 

 

Señaló que como el Cinema Obregón 70 sólo queda el edificio y los recuerdos. Luego, el Cine Cajeme abrió sus puertas en los años 50; después, el edificio fue demolido y convertido en estacionamiento público en las calles Allende y 5 de Febrero.

 

 

En las décadas de los 60 y 70 también existía el Cine Máximo, en la colonia Benito Juárez, así como el Cinelandia, en la calle Puebla, entre Hidalgo y Guerrero; el Cine Mexicano, en calle Allende y Nuevo León; Cine California y el Pitic, todos al aire libre, además de otros que estaban en la colonia Cortinas y Constitución.

 

 

Y otro espectáculo que también queda en el recuerdo es el de los cines ambulantes que traían los gitanos, dijo, donde con un proyector y películas viejas se presentaban en algunas colonias de la ciudad y en los pueblos, que todavía en los años 90 podían encontrarse.

 

 

Y como hoy, del Cinemas Gemelos de la 200 sólo queda el recuerdo, con un edificio en ruinas, convertido en basurero y refugio de malvivientes, que duermen entre carteleras y rollos de las películas que llenaron estas salas.

Dejar un Comentario