Dayra y Ana Sofía,  ejemplos de vida

Dayra y Ana Sofía, ejemplos de vida

Las jovencitas, a pesar de su discapacidad, no se detienen para seguir adelante

Por: Alma Aguilar

A sus 12 años, la jovencita Dayra Daniela Jiménez Núñez, cursa sin ningún problema el primer año de secundaria, a pesar de ser invidente, y se esfuerza y lucha por salir adelante como cualquier otro niño.

“Estoy en una escuela regular y realizo las mismas actividades que mis compañeros; me gusta mucho asistir y convivir con ellos. Tengo buenos compañeros y amigos a quienes estoy conociendo, ya que es una nueva etapa la que estoy viviendo en la secundaria”, dijo la jovencita.

Dayra es una niña muy aplicada e inteligente. Sus estudios en la primaria la ayudaron a desenvolverse, debido a que siempre contó con el apoyo de su familia, maestros y compañeros, lo que la ha llevado a participar en diversas actividades estudiantiles.

En eventos de discapacidad cantó por primera vez en público, descubriendo así su gusto por el canto. Por otra parte, comentó que ya se ha adaptado y acostumbrado al estilo de vida que lleva, por lo que su vida no es tan complicada como parece, realizando diversas actividades en casa o fuera, como una niña normal.

“Me estoy adaptando a la secundaria y hasta ahorita no se me ha hecho difícil. Las materias que más me gustan son la de español y matemáticas. Trato lo más que puedo de no atrasarme ya que eso me afectaría en mis calificaciones”, mencionó.

La jovencita sabe leer braille y escribir, lo cual la ayuda a llevar sus clases normalmente. “En ocasiones no me alcanza el tiempo para anotar, pero pongo atención para escuchar lo que explica o dicta el maestro y se me hace más fácil; eso me ayuda a no atrasarme y así me da la oportunidad de participar”.

Dayra se sumerge en las redes sociales como el Facebook compartiendo fotos y comentarios, así como a través del WhatsApp, manteniéndose en contacto con sus amigos y compañeros de escuela.

Igualmente relata que quiere seguir preparándose en sus estudios, ya que le gustaría ser maestra especializada para trabajar con invidentes.

“En la vida no hay límites. Aún teniendo alguna discapacidad, no se deben de quedar sin hacer nada, igual se puede lograr lo que uno quiera y se proponga”, finalizó Dayra Daniela.

ANA SOFÍA, ATLETA DE CORAZÓN

Recién llegada de la ciudad de Colima, donde participó en las carreras de 100, 200 y 400 metros, Ana Sofía Anguamea de los Santos, de 14 años, está lista para estudiar la preparatoria.

“La maestra Paquita y el profesor Ernesto son mis entrenadores, quienes día a día me enseñan las técnicas y cómo debo practicar los calentamientos y ejercicios para poder correr y ganar con más facilidad”, destacó la joven, también invidente.

Se atrevió a comentar que en la primaria no le fue tan bien, ya que tuvo poco apoyo por parte de sus compañeros y maestros; sin embargo, con su esfuerzo salió adelante hasta culminar esa parte de su vida académica.

Ana Sofía entrará el próximo año al CAED, lo cual la emociona a pesar de que la pone nerviosa. Sus planes son seguir estudiando sin dejar de lado lo que tanto le gusta: el atletismo.

La joven, quien también aprendió braille, ha recibo excelente apoyo de parte de Dayra quien la escolarizó, le enseñó a leer y escribir, y su conocimiento es gracias a su gran amiga. Sin embargo, en su paso por la secundaria, la atleta no recibió de parte de sus maestros la atención que necesitaba, debido a que la relegaron durante el tiempo que cursó sus estudios.

Actualmente practica la lectura y la escritura casi en un cien por ciento. Durante el tiempo que ha tomado las clases de braille en la Biblioteca Pública, Ana Sofía ha evolucionado tanto en su aprendizaje con la ayuda de su amiga Dayra, con quien se entiende de una manera extraordinaria y con quien ha compartido en los últimos meses su desenvolvimiento, tanto en lo personal como en lo educativo.

Ana Sofía actualmente se prepara arduamente para iniciar sus estudios de preparatoria en el Centro de Atención para Personas con Discapacidad (CAED) el cual se encuentra en el Cbtis 37.

Dejar un Comentario