Cultura en Cajeme… Necesidades pendientes

Cultura en Cajeme… Necesidades pendientes

Por: Jesús Carvajal Moncada

Como cada tres años en época electoral, el gremio artístico y cultural de Cajeme empieza a especular sobre quién podría ser el próximo director o directora de cultura municipal, o también a considerar la posibilidad de que continúe el actual dirigente, en este caso, Sergio Inzunza.
Aunque la decisión será exclusiva de la persona que resulte electa como alcalde, las expectativas, comentarios y manejo de nombres suele ser parte de la dinámica de los tiempos en los cuales se aproxima un cambio en la administración municipal.En unos casos debido a que algún grupo de los llamados “cultureros” piensa en una persona en especial por su afinidad con dichos elementos, o bien en otros casos existe la firme creencia de que el favorito es el mejor calificado para dirigir el campo cultural en el municipio, y con ello, tanto artistas, como promotores y la sociedad en general se verá altamente favorecida con semejante designación.
No obstante, los objetivos y lo que en realidad se cumple suele ser algo distinto. En 2015, por ejemplo, se escuchaba en uno de los candidatos el deseo de que Ciudad Obregón contara con una orquesta sinfónica. Si bien un proyecto así no es imposible, deben plantearse sus posibilidades reales y la pertinencia para nuestra ciudad de llevarlo a cabo, en contraste con otras necesidades en materia de desarrollo cultural.
El logro de esto último tiene que ver en efecto con quien posea liderazgo y capacidad de comunicación con los artistas y diversas instancias culturales, además de un conocimiento profundo del área en cuestión. Otro aspecto de gran importancia por supuesto, es la habilidad para gestionar y obtener recursos monetarios, siendo ésta una de las mayores necesidades en la actualidad si se desea estar en posibilidad de fortalecer a las artes y las manifestaciones culturales. Y no se trata de minimizar el compromiso del ayuntamiento con la promoción de la cultura. Si la seguridad, el empleo, la limpieza y la infraestructura, entre otros, son áreas de vital importancia, la exposición a eventos culturales de calidad estimula en la sociedad la capacidad de apreciación y reflexión, lo cual puede llevar a patrones de vida más saludable.
Ciudad Obregón cuenta con eventos que se han sostenido a través de varios años, como el festival Tetabiakte, actividades por el día del teatro y la danza, así como eventos del festival Alfonso Ortiz Tirado que se logren programar aquí, entre otros. Pero una línea de acción al parecer es sacar adelante cada uno de estos eventos, cumplir de la mejor manera posible de acuerdo a los recursos disponibles, lo cual por supuesto no significa que se registren avances cada año.
Además, las necesidades implican mucho más que actividades con fechas específicas. Se requiere el acercamiento a contextos con dificultades para acceder al disfrute de la cultura, trabajar con quienes tienen la posibilidad de convertirse en consumidores de arte, así como el enfoque hacia el público ya consolidado, todo lo cual implica un intenso trabajo de planeación, de diseño e implementación de estrategias, con su respectiva evaluación periódica.
Es preciso por tanto, que un potencial aspirante muestre su conocimiento profundo de los patrones que mueven, y de los que obstaculizan el avance de lo cultural en la localidad, no únicamente del campo donde se desenvuelve. Por otra parte, se requiere que cualquier administración instalada en septiembre próximo, sea consciente de la diferencia entre hacer eventos, aunque estos satisfagan al público de momento, y lograr impactar a la sociedad.
Por supuesto, se requiere de una evaluación mucho más a fondo de lo realizado por la dirección de cultura, pero hasta el momento deja una sensación de haber cumplido con las actividades ya planeadas desde hace años, pero sin plantear objetivos mucho más ambiciosos.

Dejar un Comentario