Crecen huertos familiares

Crecen huertos familiares

Son una alternativa para producir alimentos para el autoconsumo y mejorar la economía

 

 

 

Luz del Carmen Paredes

En los últimos años, la siembra de huertos de traspatio nació como un proyecto para mejorar las condiciones de vida de las familias que menos tienen, produciendo alimentos para autoconsumo; en la actualidad no sólo se mantiene, sino que aumenta el número de personas beneficiadas.

 

 

Asimismo, ha detonado el crecimiento económico para las familias que tienen este tipo de huertos, y han crecido de manera sostenida.

 

 

Alicia Gutiérrez Valenzuela, directora administrativa del proyecto, señaló que tienen años trabajando con la Institución Emanuel Arturo. “Nacimos para apoyar a Emanuel, un pequeño que enfrentó la leucemia y que no pudo sobrevivir, pero que logró unir a la comunidad y hoy seguimos trabajando”, mencionó.

 

 

Resaltó que, como institución, se consolidaron en 2003 y a la fecha operan en tres líneas estratégicas: Salud, Alimentación y Educación, todo en apoyo a su comunidad. Además de trabajar en campañas de salud, tienen atención psicológica, así como asesorías a los estudiantes de nivel básico.

 

 

Subrayó que en el rubro alimentario se principió con los huertos familiares, en los que se tienen importantes avances.

 

 

ALIMENTACIÓN SUSTENTABLE
Gutiérrez Valenzuela indicó que cada vez son más familias las que están participando, ya que este es un proyecto integral que genera fuentes de empleo.

 

 

“Este año pasaremos de 350 a 500 huertos en los que se siembran 21 variedades de hortalizas que son para el autoconsumo, y los excedentes se están comercializando”, comentó.

 

 

Destacó que cuentan con el apoyo de instituciones como, Indesol, Tichi Muñoz, Nacional Monte de Piedad, Fundación Dar Más para Sonora; al igual que instituciones educativas como el Itson, lo cual ha fortalecido el proyecto.

 

 

“Es un modelo de alimentación sustentable diseñado para producir alimentos orgánicos que fortalezcan al ser humano y no afecten el medio ambiente con el uso de agroquímicos”, argumentó.

 

 

FERTILIZANTES ORGÁNICOS
A la par del crecimiento en extensión, se han fortalecido otros aspectos como la producción de fertilizantes orgánicos y tecnificación, contando con cuatro casas sombras en las que se producen las plántulas para el trasplante; cabe mencionar que, este año se va a sembrar tomate de diferentes variedades.

 

 

Joaquín Rábago Romero, productor de los biofertilizantes y de la siembra de las plántulas de la colonia Vicente Guerrero en SIRM, explicó que en su terreno se encargan de elaborar este producto, el cual se distribuye para todos los huertos de traspatio.

 

 

Detalló que ahí se utiliza estiércol de vaca, gallina, borrego, ceniza y otros productos naturales para la elaboración del extracto de “Bocachi”, además de un concentrado de pulpa de mango y guayaba, que aporta nutrientes a las plantas.

 

 

“Ahora estamos trabajando en la siembra de la plántula en las charolas que se colocaran en la mallasombra por espacio de 45 días, para después ser trasplantadas”, externó.

 

 

Son 40 charolas, con seis variedades diferentes como chile verde, serrano, cebolla morada, brócoli y coliflor, en las que se cuenta con riego tecnificado.

 

 

Precisó que el año pasado se contó con 32 mil 800 plántulas que distribuyeron en todos los huertos familiares.

 

 

 

EMPAQUE
Por su parte, María del Carmen Camacho apuntó que el crecimiento del proyecto ha sido de manera gradual, ya que han enfrentado algunos problemas como la falta de agua; sin embargo, esto no los ha detenido y ahora trabajan en la instalación de un empaque, para poder comercializar los excedentes y mejorar la economía de las familias.

 

 

El problema de la falta de agua en algunas comunidades del Municipio y en la propia cabecera, se ha podido resolver, en algunos casos, con la adquisición de tinacos.

 

 

“Ahora estamos arrancando el ciclo y las expectativas son favorables; ya contamos con la semilla y se está trabajando en la preparación de la tierra. Vamos a producir alimentos orgánicos, como: calabaza, cilantro, apio, rábano, zanahoria, lechuga repollo, acelgas, espinacas, tomate, y chile entre otros, para autoconsumo y comercialización. La meta es continuar el proyecto y que más familias sean beneficiadas”, finalizó.

Dejar un Comentario