Ceiba no aguantó “ni lluvia, ni aire”

Ceiba no aguantó “ni lluvia, ni aire”

Por: Michel Inzunza

Tristemente, después de casi cien años de vida y a consecuencia de los fuertes vientos y lluvias que se registraron este viernes, la ceiba ubicada en medio del patio del Museo de los Yaquis se vino abajo.
Sin daños que lamentar sobre el edificio y con la ramada destruida como saldo, se descarta el trasplante del árbol, aunque se buscará rescatar la escultura del tronco, informó Enrique Espinoza Pinales.
El director del museo dijo que la ceiba era un árbol viejo, con raíces débiles y podridas en peligro latente de caerse, sin embargo, su tallo había sido esculpido por Alberto Sánchez, quien grabó ocho flores que representaban a los pueblos yaquis.
Las ceibas fueron introducidas por los yaquis a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando regresaron de Yucatán y desde ese entonces representó la esperanza del retorno a su tierra, mencionó.
Sobre el incidente ya se dio aviso a la Coordinación de Museo y en los próximos días se analizará el destino de este tronc

Dejar un Comentario