Cárcel de Hermosillo, no es opción para mejorar

Cárcel de Hermosillo, no es opción para mejorar

Prefiere Berenice un Centro de Rehabilitación que el Cereso, sin condiciones adecuadas
 

 

Mónica Miranda

Víctima de una adicción que por poco destruye su vida, Berenice fue procesada por el delito de narcomenudeo, condena que pagó al ingresar a un Centro de Rehabilitación para mujeres en Hermosillo.

 

 

La combinación de su problema de adicción con su estadía en el Centro de Reinserción Social 1 de Hermosillo, no representaba la mejor alternativa para retomar el camino y recuperar su vida

 

 

A Berenice le dieron la opción de ir a la cárcel por narcomenudeo, delito cometido bajo los influjos de la droga, o internarse en un centro de rehabilitación, y su familia le aconsejó la segunda medida.

 

 

En enero pasado fue detenida por portar dosis de “crystal”, pero además participaba en la venta de droga que hacía en su domicilio su ex pareja sentimental.

 

 

Los días en los que Berenice estuvo encarcelada, mientras se llevaba a cabo su proceso penal, pudo constatar las condiciones en las que las mujeres pasan su condena dentro de prisión, penales en los que son internadas en compañía de reos varones, pues no cuentan con ceresos femeniles.

 

 

“La división de sexo se da a través de cercos y pabellones ubicados en distintas áreas”, señaló.

 

 

La mujer de 29 años atestiguó cómo las reclusas van perdiendo apetito, caen en depresión y se aíslan del resto del grupo, sobre todo durante los primeros días de su encierro.

 

 

La situación es de extrema precariedad, contó, y el espacio que tienen es reducido, la infraestructura deteriorada se deja ver en los cuartos y talleres que utilizan las reclusas durante su estancia.

 

 

“Cuando llegas, te sientes peor de lo que ya te sentías afuera y sientes que los problemas se hacen el doble, porque estas piense y piense en lo que te está pasando”, asentó.

Dejar un Comentario