Califican horticultores ciclo regular

Califican horticultores ciclo regular

Por: Ma. Guadalupe Vázquez y Roberto Aguilar

Para los horticultores del Bajo Río Mayo, el ciclo hortícola 2017-2018, es calificado como un ciclo regular, dado la volatilidad de los precios de los mercados que se tuvieron este año.
Rafael Orduño Valdez, presidente de la Asociación de Horticultores, expresó, “tomando en cuenta los vaivenes del mercado nacional e internacional en los precios, pues algunos cayeron bajo, cerraremos un ciclo regular”.
Detalló que el ciclo hortícola, prácticamente ya concluyó, por lo que reveló que muchos empaques, la mayoría incluso, ya cerraron y quienes están activos todavía para abril y mayo, concluirán en esta ocasión más temprano
El dirigente agrícola expuso que se sembraron mil 800 hectáreas de tomate rojo, tomatillo, calabacita, chiles en diversas variedades, frijol, maíz dulce, entre otras.
“No tenemos estimación aún de la derrama económica que habría dejado el ciclo, ya que restan todavía algunas cosechas”, agregó.
Refirió que en la mayoría de los cultivos hubo buenos rendimientos de producción, sin embargo los precios de compra-venta fueron los que los afectaron.
“Actualmente solo quedan establecidas alrededor de 50 hectáreas de tomate rojo y otras 50 de chile en el Municipio de Huatabampo”, concluyó.

SE GENERARON ALREDEDOR DE 8 MIL EMPLEOS

El cultivo de mil 800 hectáreas de hortaliza en este ciclo agrícola, generaron alrededor de ocho mil empleos en el Valle del Mayo, lo cual impacta de manera positiva a la región, dijo Rafael Orduño Valdez.
El presidente de la Asociación de Horticultores del Bajo Río Mayo, manifestó que fueron resultados regulares en cuanto a la recuperación económica para los productores, dado la inconsistencia y baja notable en los precios de mercado.
Este ciclo agrícola otoño-invierno 2017-2018, se sembró tomate rojo, tomatillo, calabacita, chiles en diversas variedades, frijol, maíz dulce, entre otras.
Orduño Valdez, indicó que en la mayoría de los cultivos hubo buenos rendimientos de producción, no así en los precios de compraventa.
En un promedio requirieron en el campo para el corte de hortalizas, 5 mil jornaleros pero en los meses de noviembre a marzo considerada temporada alta la cifra alcanzó los 8 mil aproximadamente, precisó.
“No tenemos estimación aún de la derrama económica que habría dejado el ciclo, aún no finaliza la colecta”, apuntó, “lo que sí es indudable que la cosecha dio sustento y alimento a familias de las comunidades rurales que no tienen más opción, se reactiva la economía regional en beneficio de todos los sectores”.
Fue un año regular para los horticultores en términos generales, puntualizó, tornándose difícil paulatinamente por los vaivenes del mercado nacional e internacional en los precios, pues algunos cayeron bajo.

Dejar un Comentario