Artesanas rescatan la tradición del cacao

Artesanas rescatan la tradición del cacao

EL UNIVERSAL.-

El anís, pimienta, achiote y canela se mezclan en el metate, conforme se muelen; el olor a cacao impregna la cocina tradicional de Estela Lázaro en la hacienda tabasqueña La Campesina.

 

 

Aquí explotan todas las maneras de hacer y preparar el cacao en su forma más pura, conservando el trabajo artesanal y llevándolo a nivel internacional con envíos a Bélgica, Berlín e Italia.

 

 

Por el amor que Estela tiene hacia el campo y los productos de la tierra surgió la idea de ponerle ese nombre a la hacienda.

 

 

“Además de mi papá, me inspiró mi abuelito paterno que de alguna manera me inculcó el cariño con el que trabajan en mi familia”, comenta.

 

 

Desde hace cinco años formó un grupo con aproximadamente 10 mujeres que reciben el nombre de Embajadoras del Cacao porque lo siembran y lo convierten en chocolate en barra, en polvo, dulce y en otros derivados.

 

 

Además de exportar cacao al mundo, la hacienda recibió el distintivo G por parte del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) por ser un establecimiento adaptado a las necesidades de personas de la tercera edad.

 

 

Al principio fue difícil levantar el proyecto porque al ser mujeres, la gente decía que no iban a poder con eso. “Encontré que ellas sí querían trabajar y formé un equipo que ha estado en las buenas y en las malas”, dice Estela.

 

 

Cada una tiene tareas definidas, Estela se dedica más a la producción, mientras que otras decoran y envuelven los dulces de cacao, cocinan o atienden a los visitantes de la hacienda. Ofelia Pérez forma parte del grupo desde hace cinco años. Asegura que gracias a los talleres aprendió a valorarse.

 

 

El grupo está conformado por mujeres porque la mayoría son descendientes de productores de cacao quienes se dedicaron a esto hace muchos años, al igual que el padre y el abuelo de Estela.

Dejar un Comentario