AL DÍA… *Cierran teatro en Navojoa…

Por: Gerardo Armenta
*El deterioro del inmueble

 

 

 

Por más que se le considere como una especie de joya de la corona en el mapa urbano de Navojoa, finalmente el Teatro Auditorio de la ciudad fue cerrado al público. Vale suponer o creer que esta medida es de riguroso corte temporal. Pero en el ínter, debe hacerse notar que la decisión a la que se alude fue adoptada por el mando del área de Protección Civil local.

 

 

El dictamen al respecto no se extendió en mayores consideraciones porque eso no fue estrictamente necesario. Por eso tal dictamen suscribió lo que desde hace tiempo era una verdad más o menos sabida en términos generales: el Teatro Auditorio de la Perla del Mayo no es un lugar seguro. Poe ese motivo se tomó el acuerdo de que cierre sus puertas temporalmente.

 

 

Un planteamiento como el anterior significa que el inmueble a que se alude no podrá ser utilizado (todavía no se sabe por cuánto tiempo) en o para la realización de ninguna clase de eventos. Debe reconocerse, como se anotó renglones arriba, que ya existía presunción suficiente en cuanto a la certidumbre de que el Teatro Auditorio de Navojoa había alcanzado un lamentable deterioro físico o estructural que tornó recomendable un acuerdo como el tomado por los responsables de Protección Civil.

 

 

Por lo visto, la parte más dañada se localiza en el techo del inmueble, al grado de que esta parte suya podría colapsar en cualquier momento. Igualmente, es preciso advertir que el estado de las instalaciones eléctricas del teatro no es precisamente recomendable. Estas descripciones (entre otras más) fueron suscritas por el responsable de Protección Civil en el Municipio, Edmundo Valdez Reyes. En suma, explicó que el lugar no cuenta con las medidas de seguridad necesarias, por lo que no garantiza la seguridad de un evento masivo hasta que se hagan las reparaciones necesarias.

 

 

Más vale entonces tomar nota puntual de esas descripciones. Por fortuna eso es lo que han hecho las autoridades municipales. Una primera consecuencia (de suyo importantísima) en relación con la gravedad que hace notar en general la infraestructura del Teatro, fue la que orilló a prohibir que en ese ámbito se lleven a cabo las ceremonias septembrinas del informe y el cambio de poderes municipales.

 

 

De momento no hay definida una sede para la realización de esos dos importantes eventos. El problema no ha de consistir tanto en oficializar o encontrar un lugar para efectuar allí ceremonias tan importantes como las descritas. El problema verdadero es que se haya permitido que, al paso del tiempo, el Teatro Auditorio municipal de Navojoa terminara convertido prácticamente en una edificación peligrosa e inservible en buena medida.

 

 

Tal es la verdad por más cruda o áspera que se antoje. El edificio en mención debió o tuvo que ser cuidado por las sucesivas autoridades municipales que se encargaron de su operación desde que fue inaugurado por allá el 12 de octubre de 1985, un dato que pone de manifiesto que el inmueble funciona desde hace 33 años. El problema es que desde entonces el teatro navojoense jamás ha sido objeto de una reparación mayor en sus techos e instalaciones eléctricas.

 

 

Con eso bien pudiera quedar dicho todo, como efectivamente queda. La omisión que se pone al descubierto con esos simples y contundentes datos llama la atención por las formas burocráticas que trasluce. Más temprano que tarde tendría que llegar el dictamen que obligaría al cierre temporal del edificio del teatro. Esa decisión ya se produjo. Falta por ver qué tanto tiempo se mantendrá vigente.

 

 

La salud financiera del Municipio de Navojoa no es muy boyante en estos momentos, como bien se sabe. El presente Gobierno municipal está por agotar su tiempo de vida institucional. Convendrá esperar que el siguiente despliegue oficios para, en la medida de lo posible, hacer lo que se pueda hacer por el Teatro Auditorio Municipal.
No debe ser mucho pedir…

Dejar un Comentario