Afecta a los vecinos basurero clandestino

Afecta a los vecinos basurero clandestino

Por: Roberto Aguilar

A pesar de las múltiples peticiones de vecinos de Pueblo Nuevo, Miravalle y alrededores, por que las autoridades clausuren un basurero clandestino situado atrás del Panteón Nuevo, no se ha hecho nada.
Una gran cantidad de desechos han acumulado el terreno, que se ha vuelto ya punto de referencia para que mucha gente, de manera anónima, tire sus desperdicios.
Vecinos de la calle Jacarandas, en la colonia Miravalle, mostraron su inconformidad por el foco de contaminación que representa el tiradero de basura que cotidianamente se forma en ese lugar, en las afueras del cementerio.
Lamentan la falta de interés de las autoridades por actuar y la mala cultura de las personas, por tirar desechos en lugares no correspondientes.
“Ya se ha vuelto una costumbre que la gente tire su basura en este lugar, lo cual no es correcto, pues se trata de la vía pública, muy cerca de nuestras casas”, comentó Joel Hernández, vecino.
Aseveró: “Trabajadores de la Presidencia Municipal vienen a recogerla. A veces no lo hacen con la frecuencia que se requiere, lo que provoca que se junte una buena cantidad durante el día”.
Otro quejoso observó: “Hay una pésima conciencia entre la población, ya que en este tiradero vemos que la gente viene hasta con camionetas a tirar todo tipo de desechos, como llantas, colchones, sillas, etcétera”.
Raúl Huerta deploró que las autoridades no hayan puesto una solución y que este basurero urbano, que a todas luces representa un foco de contaminación, hasta visual, siga creciendo.
“Es un basurero clandestino tolerado por las autoridades municipales, bueno, hasta pepenadores se concentran en él, además de fauna nociva y perros en busca de alimento”, aseguró María Espinoza.
Algunos residentes aseguraron creer que este lugar sí era un espacio designado para la tira de basura, por lo que lo veían como una práctica normal.
“Es muy común ver carros llenos con desechos que se acerquen al lugar a tirar su carga, ya hasta pepenadores se han a cercado ahí para aprovechar lo que aún sirve. Me da miedo por la cantidad de roedores que se acumulan y los vándalos que reúnen ahí”, externó Guadalupe González.

Dejar un Comentario