La gira de AMLO

La gira de AMLO

Por: Demian Duarte

Como no hay fecha que no se cumpla ni plazo que no se venza, Andrés Manuel López Obrador llegó finalmente a Sonora por la frontera, y llegó a San Luis Río Colorado y Nogales partiendo plaza y asegurando que ya tiene a la vista la elección del 1 de julio, con un escenario en el que sostuvo tiene las de ganar con más de 20 puntos de ventaja.
Mire, yo no sé si usted ha tenido la oportunidad de escuchar a López Obrador en alguno de sus mítines o actos de campaña, sin embargo ha logrado una comunicación verbal y gestual con sus simpatizantes, que les hace ver y entender que las cosas que él postula en sus discursos y sus mensajes son reales y que tan pronto como el 1 de diciembre próximo, los grandes problemas del país acabarán por resolverse.
Usted puede creerle a López Obrador, comprar su discurso completo o en parcialidades, sin embargo de que aborda los grandes temas nacionales como la corrupción, los privilegios de la casta gobernante, la falta de competitividad de la economía y las necesidades de la mayoría, no cabe ninguna duda, tanto que en esa comunicación directa que tiene con sus simpatizantes las cosas aparecen en una especie de éxtasis colectivo, que le acerca con mucho a su objetivo.
Ayer en Nogales se vio a un López Obrador rejuvenecido, al que la multitud que se reunió en la Plaza Miguel Hidalgo de esa ciudad fronteriza arropó, al grado de que no lo querían dejar ir a pesar de que el mitin citado para las 4 de la tarde, terminó al filo de las 6 de la tarde, con discursos y mensajes de Ana Gabriela Guevara y Lilly Téllez.
Antes Andrés Manuel estuvo en San Luis Río Colorado, también con un mar de gente (se calculan 5 mil asistentes) en un acto en el que habló de la realidad fronteriza, y donde tuvo como oradores al candidato a diputado federal por el Distrito 1 Manuel Baldenebro y a la candidata a la Alcaldía de Hermosillo Célida López Cárdenas.
La gira del “Peje” como pide que le llamen (Soy peje pero no lagarto, dice en su mensaje) continuará hoy martes por Guaymas, Pótam y Cajeme, para cerrar el miércoles en Navojoa y la verdad es que al ritmo que lleva su campaña, no veo cómo sus contrincantes tengan la posibilidad de alcanzarlo.
Por ahí entre los mensajes que ofreció, Andrés Manuel pidió contrastar su propuesta y la de los demás, pues dijo él es el único que ofrece un cambio, los demás —aseguró— lo que proponen es que todo siga igual.
*****
Al rector de la Universidad de Sonora ya le tocó su bautizo de fuego, luego de que el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad de Sonora (STEUS) le cerró las instalaciones del alma mater y se declaró en huelga, al votarse con 827 votos a favor y 524 en contra, en especial porque los trabajadores no estuvieron de acuerdo con los términos del acuerdo propuesto por las autoridades universitarias y con un especial punto de desacuerdo en el tema de las aportaciones al fondo de pensiones y jubilaciones del Isssteson.
Queda claro que el STEUS es un sindicato combativo, que tiene inscrito desde sus orígenes en los años setentas el espíritu de la lucha a favor de los trabajadores y que de manera persistente ha metido en aprietos a las autoridades universitarias en turno, sea en la época que sea.
El problema que yo observo es que la autoridad universitaria actual encabezada por Fernando Enrique Velázquez Contreras no parece haber tomado muy en serio la negociación, en un proceso que está probado requiere de mucha mano izquierda para impedir que la sangre llegue al río, o en este caso para impedir que la universidad entre en paro.
Las afectaciones son muchas, en especial para mi gusto en lo que tiene que ver con la estabilidad y clima laboral que vive el Estado, porque una cosa es que los más de 30 mil estudiantes carezcan de clases por una semana o un mes, otra muy distinta es hablar de que la principal institución educativa de nuestro Sonora está en huelga, lo que proyecta una imagen negativa.
No quisiera ver el escenario, con este antecedente, de que se repita el desastre que fue la administración de Heriberto Grijalva Monteverde, que no hubo periodo en el que no tuviera una huelga o al menos un paro o desencuentro con los dos sindicatos.
Se necesita de una autoridad universitaria comprometida, con capacidad de anticiparse a los conflictos al interior de la institución.
Puede ser cierto que la huelga sea ilegal, por algún tecnicismo, sin embargo la inestabilidad que el movimiento laboral en la máxima casa de estudios de Sonora, genera, puede propiciar una onda expansiva, que después podrá salirle caro a nuestro Estado resolver, en especial porque además el conflicto laboral en la siempre politizada Unison, llega a 2 meses y medio de las elecciones.
Además habrá que anotar un tema muy particular que se debe entender y es que al ser la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano egresada de la facultad de Derecho de la Universidad de Sonora y por tanto orgullosa “búha”, ella misma está en la tónica de que no quiere inestabilidad laboral, ni conflictos en la institución, máxima con la que se comprometió los primeros 2 años de su Gobierno, sin embargo al darse en esta ocasión la huelga con la circunstancia de una nueva autoridad en la Rectoría, tengo la sensación de que las cosas se les fueron de las manos a los responsables y el resultado está a la vista.
Correspondencia a
[email protected]

Dejar un Comentario