Retrospectiva de Cajeme… Años de vacas locas

Retrospectiva de Cajeme… Años de vacas locas

Por: Sergio Anaya

Tras el repato agrario de 1937 vino una época de bonanza para los campesinos del Valle del Yaqui. Se mejoró el promedio de vida y el salario mínimo en Cajeme aumentó en mayor medida que el promedio nacional.
Iniciaba una época de vacas gordas para un pueblo que tenía ya muchos años de vacas flacas.
El Gobierno de Lázaro Cárdenas amplió los repartos hasta alcanzar en total 528 mil hectáreas dotadas a casi 11 mil 500 ejidatarios sonorenses. En dos años, el 40 por ciento de las tierras de riego en Sonora eran propiedad de los ejidatarios.
Entre ellos y los agricultores privados hicieron que el Valle del Yaqui produjera el 70 por ciento del trigo y el 100 por ciento del arroz cultivados en Sonora.
Los ejidatarios fueron desmontando nuevas tierras y para 1940 ya detentaban el 40 por ciento del área de riego en el Valle.
En forma paralela, el Gobierno de Cárdenas reforzó las operaciones del Banco Nacional de Crédito Ejidal, de manera especial la asesoría técnica y financiera para los ejidos recién creados. Se organizaron sociedades locales colectivas de crédito ejidal para que otorgara préstamos a los campesinos recién dotados y quienes no tenían equipos ni víveres para sobrevivir a la primera cosecha.
El comercio de Ciudad Obregón, las cantinas y los billares se vieron atestados de gente, ejidatarios principalmente, que vivían la prosperidad de la naciente década de los cuarenta.

Dejar un Comentario