Indigentes hallan refugio en las calles

Indigentes hallan refugio en las calles

Tienen marcada presencia en el centro de la ciudad

 

 

 

Fabiola Navarro
Arturo camina con calma total, sin importar que sus pies descalzos se quemen al pisar el suelo de las calles, que se calientan con la alta temperatura que se ha dejado sentir en los últimos días.

 

 

Recorre la ciudad, haga frío o calor, llueva o no; al final de cuentas, él eligió esa vida, asegura con voz firme. Y aunque con aliento alcohólico, pareciera tener lucidez mental; sin embargo, reconoce que escucha voces en su cabeza que le impiden tener una vida estable, con la compañía de su familia y un hogar.

 

 

“Yo soy de Durango. Mi madre me dio una casa para cuidar y mi hermana me pagaba la luz y tenía un tambo de gas. Comida no me dejaban para que yo saliera a buscar trabajo, pero las voces en mi cabeza no me dejaban, así que me mandaron a un internado dos años ocho meses; ahí me golpeaban. Yo soy paciente psiquiátrico. Ahí donde me ve tengo mis terapias en la Unaides (Unidad de Atención Integral a las Adicciones del Estado de Sonora).

 

 

”Anoche me detuvo la Policía. Me tuvieron encerrado, ando descalzo por eso, pero quién le va a creer a un loco. Yo elegí esta vida, tengo familia aquí que me dice que me vaya con ellos, pero a mí me gusta andar así, vivir así, en la calle”, compartió Arturo en entrevista para Diario del Yaqui.

 

 

Como Arturo, son cientos los que viven en su situación y son muchas las voces de ciudadanos que manifiestan que ha proliferado los indigentes y que tienen una marcada presencia en el centro de la ciudad.

 

 

El DIF Cajeme atiende a personas en situación de calle a través del área de Servicios Asistenciales. Ahí los atiende un médico y les da medicinas gratuitas. Se trabaja en conjunto con Casa Betania y la Casa del Buen Samaritano; en caso de necesitar alimentos, se envían a diversos comedores comunitarios.

 

 

En promedio se atienden a 15 indigentes diarios, a quienes además de alimento se les dan cobijas y ropa del bazar. Según autoridades del DIF, la mayoría, como Arturo, provienen del sur del país, pero se quedaron en la localidad.

Dejar un Comentario