Alarma a alumnos brote de paperas

Alarma a alumnos brote de paperas

Van 27 casos confirmados en la Unison

 

 

 

Mónica Miranda
Hasta por una semana, estudiantes de la escuela de Comunicación de la Universidad de Sonora tienen que ausentarse de clases, debido a un brote de paperas que surgió en la institución y recién fue descubierto el pasado fin de semana.

 

 

La Rectoría de la Universidad, hasta el momento reconoce 27 casos de jóvenes que contrajeron este virus y quienes por órdenes del médico no podrán presentarse en las aulas.

 

 

El primer caso, reportaron alumnos, se presentó en febrero pasado pero la institución hizo caso omiso al asegurar que este padecimiento era inexistente, por tanto su presencia en la institución se trataba de un mito.

 

 

Este lunes a la estudiante Dulce Rodríguez, que cursa el cuarto semestre de ciencias de la comunicación, el médico de la escuela le diagnóstico positiva este enfermedad, luego de que comenzara a presentar síntomas como dolor de cabeza, hinchazón en mandíbula y fiebre.

 

 

“Mi mamá me había comentado que me veía un poco hinchada, dije bueno, más vale que me revise de una vez, fui y me revisaron y efectivamente traigo paperas, me dieron una semana de reposo”.

 

 

Señaló que algunas de las medidas de prevención que ordenó la universidad a toda la comunidad estudiantil son, el uso de cubrebocas, gel antibacterial y evitar contacto físico como saludo de mano y beso.

 

 

“Creo que alguien lo trajo de fuera, se originó en comunicación, eso es lo que sabemos hasta ahorita, en la mañana comenzaron a dar pláticas preventivas en esta carrera en el aula 9I”.

 

 

El brote pudo evitarse si las autoridades de la universidad hubiesen impuesto medidas de sanidad oportunas y verificar con pruebas médicas si los padecimientos eran ciertos, consideró la alumna Aracely Dávila quien asegura teme por el posible contagio.

 

 

“Las personas que se fueron a revisar de principio les decían que las paperas no existían, para empezar, entonces las personas ahí fueron dándose cuenta por sí solas porque se pusieron a investigar qué eran las paperas, entonces cuando se empezó a propagar la enfermedad ya vieron que no eras un invento y que alguien se las trajo”.

 

 

Aun cuando la Rectoría reportó el problema a la Secretaría de Salud Estatal, los sistemas de prevención llegaron tarde, dijo el alumno Daniel Johnson.

 

 

“La medidas de las escuela fueron un poco tardías porque esto empezó en febrero y no se había hecho nada hasta ahora el fin de semana pasado, creo que si hubieran reaccionado antes, no hubiera llegado a tanto”.

 

 

Los alumnos, mencionó, lo notaron pero no creyeron que el virus fuera a propagarse a tal escala.

Dejar un Comentario