Retrospectiva de Cajeme… Ley fuga en el callejón Dabdoub

Retrospectiva de Cajeme… Ley fuga en el callejón Dabdoub

Por: Sergio Anaya

Una ola de robos, crímenes y asaltos conmovió a Ciudad Obregón en 1929.
Entre los más sonados se mencionaba el asesinato de dos rufianes que habían asaltado la cantina El Ambigú, ubicada en la calle Sonora entre Guerrero y Sonora, más o menos donde hoy está Deportes y Novedades.
Que dos asaltantes murieran a manos de la policía no hubiera sido nada raro entonces y ahora, siempre sucede. Pero las circunstancias de su muerte despertaron comentarios que aludían a los excesos del cuerpo policiaco comandado por Jonás Sánchez Tovar.
Tras cometer su delito, los asaltantes corrieron hacia la calle Durazno (5 de Febrero) a través de un pequeño callejón que se encontraba donde hoy funciona la taquería La Colonial.
Allí fueron alcanzados por los policías, que sin ningún miramiento dispararon sus armas matándolos por la espalda.
Ese hecho sangriento se unió a otros actos donde la policía abusó de su fuerza con violencia, despertando el temor y resentimiento de los pacificos pobladores de Ciudad Obregón, que para entonces apenas llegaba a los 9 mil habitantes.
El callejón donde quedaron tendidos los asaltantes daba a la tienda El Surtidor, propiedad de los hermanos Dabdoub.
En esta cuadra se instalaron otros negocios comerciales, la panadería y repostería de José Becerril (lugar de la Farmacia Benavides) y unos metros más al sur la tienda de ropa “La Moda” de Humberto Noriega.
El cronista Miguel Mexía Alvarado recordaba que en 1930 con sólo 10 pesos podía comprar un par de zapatos, camisola, pantalón de mezclilla, calzoncillos, camiseta y pañuelo.

Dejar un Comentario