Empolvan ayuda del Seguro Popular

Empolvan ayuda del Seguro Popular

Equipo médico en Oaxaca, bajo llave pese a reclamos de carencias

 

 

 

EL UNIVERSAL.-
Equipo e insumos médicos destinados a hospitales y unidades de salud permanecen “empolvándose” desde 2009, en almacenes del Régimen Estatal de Protección Social en Salud (REPSS) en Oaxaca, conocido como Seguro Popular, según se pudo documentar durante un recorrido por las instalaciones.

 

 

La mayor parte del material fue adquirido desde 2012 e incluso, desde 2009 y 2010. De esos años a la fecha cuatro personas han estado a cargo de la titularidad del Seguro Popular: Aarón Pérez, en el sexenio de Ulises Ruiz; Salvador Monroy y Rogelio Hernández, con Gabino Cué, y Antonio Tovar, en el actual.

 

 

Mientras los insumos permanecen desde hace años almacenados, Oaxaca ha protagonizado paro de laborales por varios meses en los que trabajadores de hospitales y unidades médicas reclaman material para realizar su trabajo.

 

 

 

MOBILIARIO, INSTRUMENTOS Y MEDICAMENTO
Entre los materiales que acumulan en cajas se encuentran brazaletes para “bauma” adulto, espejos vaginales, estetoscopios, fórceps, tijeras para cordón umbilical, pinzas de disección, elevador seldin con mango y espátulas de teflón.

 

 

Según se pudo ver en las etiquetas, estos materiales estaban destinados para hospitales que hace seis años eran de nueva creación, así como para algunos que ya ni siquiera existen, como el de Juchitán.

 

 

Los artículos fueron comprados a empresas proveedoras como Artículos Médicos Dacasa, Distribuidora Científica Boyer, Grupo Emequr, Dijotec, Medicinas y Equipo Médico Xalapa y particulares como Guillermina Ortiz y Alfredo Fuentes.

 

 

En el recorrido por los cuatro almacenes también se encontró equipos radiológicos, colchones echados a perder, lámparas quirúrgicas de techo y camas clínicas etiquetados para municipios como San José Tenango, Pinotepa Nacional, San Agustín Loxicha y Juchitán. Algunos de estos mobiliarios alcanzan precios de más de 21 mil pesos.

 

 

En sus almacenes también se echan a perder, según mostraron trabajadores, decenas de llantas para vehículos y material de limpieza. Además, se pudren cientos de cajas con propaganda de prevención.

 

 

MISIÓN FALLIDA
El Seguro Popular opera bajo un esquema de financiamiento público conformado por una cuota social proveniente de las aportaciones solidarias federal y estatal, así como una cuota familiar. Entre sus funciones se encuentran “incrementar la infraestructura en aquellos lugares en los que sea deficiente, garantizar el suministro de medicamentos y mejorar la calidad en la prestación de los servicios de salud”.

 

 

Antonio Tovar González, titular del Seguro Popular en Oaxaca, aseguró que los insumos que se encuentra en los almacenes son parte de un stock porque “siempre se requiere tener un abasto”.

 

 

A pesar de ello, reconoce que se trata de una situación irregular, pues admite que según la normatividad, al Seguro Popular no le corresponde la compra de material ni de medicamentos; por tanto, tampoco debería de contar con almacenes. Asegura que en la administración anterior indebidamente funcionó como ente operador y esa es la razón de que se empolven esos productos.

 

 

“Nosotros financiamos a quien nos presta el servicio, principalmente los Servicios de Salud de Oaxaca que es el ente operador; a ellos les damos el dinero para que tengan lo necesario para la atención médica”, explica.

 

 

A partir de la nueva administración, afirma, los insumos se han resignado a las unidades médicas y hospitales, y eventualmente los almacenes tendrán que desaparecer. Asegura que más de 50% de lo almacenado ya fue entregado.

Dejar un Comentario