Economía de Sonora (Favor de no politizar)

Economía de Sonora (Favor de no politizar)

Demian Duarte
En estos días que pasamos todo tiende a politizarse, hasta los asuntos que no deberían. Mire, le comento que la economía de Sonora sigue dando muestras de que pasa por un momento de cabal salud a pesar de que muchos pretenden ver claroscuro al respecto de su funcionamiento y operación, a partir de situaciones que no han estado en control de la autoridad local controlar.

 

 

Me refiero claro a las decisiones que ha tomado Ford Motor Company respecto a bajar el ritmo de su operación en Hermosillo para la segunda mitad del 2017, lo que representó una disminución en ritmo de crecimiento económico y una baja en el volumen de empleos que dependen directamente del clúster automotor que es de los más importantes en Sonora.

 

 

Sin embargo este factor no terminó por ser determinante, representó una baja en el ritmo de crecimiento y alrededor de 5 mil bajas de entre la misma planta y sus proveedores, personal altamente calificado que afortunadamente encontró inmediatamente acomodo en otros sectores como el de electrónicos y aeroespacial.

 

 

El asunto es que quizá por confusión, por desconocimiento, o por ganas de cuestionar lo que a la fecha representa el mayor logro del Gobierno de Claudia Pavlovich Arellano, que es la recuperación de ciclo de economía en alza y la generación de más de 46 mil empleos, hoy se promueve en algunos espacios la idea de que la economía va mal.

 

 

Es interesante porque la realidad va en sentido contrario, y después de un leve ciclo de baja, hoy las cosas tienden de nueva cuenta a retomar el movimiento de alza, simplemente porque Sonora tiene una economía tan diversificada, que en la Entidad se encuentran más fortalezas que debilidades.

 

 

Me explico, Ford representa uno de los principales eslabonamientos productivos del Estado, de ese solo clúster dependen cerca de 75 mil empleos, esto es alrededor del 12.5% del total de los trabajadores asegurados ante el IMSS, que son poco más de 600 mil, de hecho en la planta trabajan hoy en día alrededor de 2 mil obreros, y es en las cerca de 50 plantas y empresas relacionadas a la empresa, que laboran todos los demás.

 

 

El punto es que no es el único eslabón, de hecho mucho mayor es el eslabón minero, que entre valor directo de su actividad y las cadenas de proveedores que representa, tiene que ver con más del 20% del valor de la economía estatal, el detalle es que en la minería el personal que labora directamente es mucho menos, cerca de 17 mil trabajadores, y otros 20 mil que dependen de esa actividad porque trabajan para empresas proveedoras.

 

 

Pero mire, está el sector de manufacturas electrónicas, el aeroespacial, el sector agropecuario (que incluye pesca, agricultura y ganadería), el nuevo de energías renovables; está también el muy importante sector de comercio, telecomunicaciones, servicios y turismo e incluso están otros de alta especialización como el de servicios financieros, o el que provee de servicios de logística todas las industrias ligadas a la exportación de los distintos productos que fabrica Sonora.

 

 

La economía del Estado es tan diversa como compleja, y el punto es que por esa complejidad implícita en su diseño, también se trata de un sector delicado, que no debe ser tratado con fines de debate político, pues al final de cuentas todos absolutamente dependemos en nuestros ingresos, nuestro modo de vida y nuestras aspiraciones de qué tan bien le vaya a la economía.

 

 

Traigo el punto a colación, porque este martes fue materia de un breve debate en el Congreso del Estado, un debate en el que subió a tribuna Armando Gutiérrez Jiménez, diputado del PAN, a cuestionar-criticar el rumbo que se lleva y los resultados que calificó de dudosos, cuando no incluso insuficientes. Su idea era pedir que se exhortara a las autoridades a que hagan lo necesario para conservar el rumbo y mejorar el desempeño.

 

 

Para responderle subió a tribuna el presidente de la Comisión de Economía Omar Guillén Partida, quien pidió en pocas palabras no hablar mal de la fuente de trabajo e ingresos de todos los sonorenses.

 

 

Al final el exhorto pretendido, no se aprobó, sin embargo se trata de un asunto demasiado delicado como para que esté en manos exclusivamente de los políticos, que por lo regular no lo comprenden o no lo asimilan, o peor aún buscan sacar provecho del desconocimiento en la materia que impera a nivel general.

 

 

Se trata de un debate complejo, en el que es necesario ser muy objetivo, yo no cuestiono a la bancada del PAN por intentarlo, sin embargo es necesario cuando se habla de economía disponer de datos concretos y ser muy objetivo al respecto, y en especial tener una propuesta muy clara cuando se busca enmendarle la plana a un Gobierno que realmente ha hecho un buen trabajo en materia de gestión económica.

 

 

Decía Omar Guillén que se trató de un gesto poco objetivo, yo diría más bien, que se trató de un intento desinformado, pues se dijo por ahí que el sector minero está a la baja, cuando todos los indicadores muestran incrementos sustanciales en la producción de oro, cobre, plata, wollastonita y molibdeno, algunos de los principales productos del Estado.

 

 

Se habló de una caída en el empleo, en referencia al ciclo de fin de año, que continuamente muestra una baja con motivo del fin de las cosechas y el arranque de un nuevo ciclo agrícola, siendo que en enero, el IMSS ya mostró un regreso de la línea en alza con la generación de casi 2 mil 800 empleos, y en el momento justo en el que INEGI detalla que en Sonora la tasa de desempleo cayó a 3.6%.

 

 

Es importante insisto no politizar, no pretender utilizar el tema de la economía como argumento de campaña, existiendo tantos temas.

 

 

Sin duda hay pendientes, como aumentar los ingresos del personal de algunos sectores, o atacar la informalidad laboral, donde Sonora maneja una tasa de 42.7% (según datos frescos del INEGI es de las más bajas a nivel país), sin embargo es mucho muy importante no salir a la máxima tribuna del Estado para hablar, nomás por hablar.

 

 

 

Hoy miércoles arranca en Hermosillo la llamada Cumbre Sonora, que traerá a la capital la opinión avezada y muy informada de especialistas en materia de economía y negocios, el enfoque es el sector energético y las oportunidades que se ven al aparato productivo de la Entidad.

 

 

La reunión que es muy importante, se extiende después a un formato de puerta cerrada al sur del Estado para celebrar la llamada “Alianza de Álamos”, un encuentro ya tradicional que conjunta a representantes de la Academia y los sectores público y privado donde se intercambian ideas, se trazan estrategias y se hace un análisis de los misteriosos caminos que pueda deparar el futuro.
No sobra decir que uno de los temas centrales ahí será México y el 2018, el reto de lo político y cómo capotear en lo económico los escenarios.
Correspondencia a [email protected]

Dejar un Comentario