Rebozo de “céfiro” orgullo yoreme

Por: María Guadalupe Moreno Robles

El beso de la noche me posee,
sonrío atrapada en el embrujo,
chispas de sol en los maizales
de la abuelaVirginia.
En mi corazón llueven recuerdos:
Canciones de río, ninfas invisibles,
rojos ciruelos, aromas de acacias;
al vuelo palomas, el perro ladrando,
el búho de siempre, presagio
de plenilunio,
Y en el portal la abuela Virginia:
sonrisa serena,
narradora pródiga
de largas leyendas de brujas
y hadas.
En el paladar café de talega
degustación sublime.
Cómo trocar en polvo de olvido
aquella casona y a la abuela mía,
que me enseñó a beber café bien caliente
saboreando cuentos con olor a tierra,
con sabor a lluvia.
Rebozo de “céfiro” orgullo yoreme
fue aquella abuela Virginia…
Abuela mía.

Dejar un Comentario