Armero

Armero

Por: Silvia Rousseau

Sin duda las tragedias naturales nunca podrán ser reproducidas en una película en su magnitud real, sin embargo, los hechos pueden narrarse aunados a otra historia paralela y llevar al espectador por un camino de emociones agrestes, teniendo una visión del pasado con su tristeza dosificada.
La película Armero (2017) escrita y dirigida por Christian Mantilla, reúne el rompecabezas previo al desastre, las piezas que conformaron aquella noche dolorosa y forma una fotografía mental de las escenas que la prensa internacional estuvo enviando en los momentos posteriores; se esboza la difícil tarea de rescatistas, coloca puntual las situaciones y errores que ocurrieron en un punto de Colombia no conocido antes de la desgracia. Una tragedia que pudo ser evitada.
En su momento, la noticia en México fue opacada porque aún estaban frescas las tumbas de las víctimas de los terremotos de 1985, pero ese mismo año, el 13 de noviembre, desapareció del mapa Armero, Colombia, el cercano volcán Nevado del Ruíz hizo erupción derritiendo la nieve de sus costados, dejando caer por la pendiente un arroyo de lodo y piedras, la crecida del río aledaño al poblado de pronto se convirtió en un monstruoso caudal imparable. De los 31,000 habitantes de Armero sobrevivieron el diez por ciento, pero los lugareños, sus animales, edificios, iglesia, parques, casas, todo se destruyó y los restos del pueblo se convirtieron un gran sepulcro comunal.
Algunos trozos de este hecho lamentable se encuentran en videos de la época, y la cinta se acerca mucho a lo detallado por las personas involucradas con el seguimiento del fenómeno volcánico. Si hubo responsables de negligencia,la que esto escribe no conoce a ciencia cierta lo ocurrido con ellos, lo que sí quedó registrado, es que el caos y el dolor posteriores fueron enormes.
De aquellas imágenes que le dieron la vuelta al mundo, queda en la memoria la carita de Omaira Sánchez, una niña ejemplo de valentía y fortaleza, atrapada en el fango, aunque se intentaron formas de rescate no se logró salvarla. Casos como el de esta niña se cuentan otros que fueron exitosos, aunque hubo sobrevivientes que sufrieron amputaciones en miembros inferiores.
Los fenómenos naturales seguirán existiendo por desgracia, debemos estar preparados, esta es la mayor enseñanza de esta conmovedora cinta.

Dejar un Comentario