La cultura en época electoral

La cultura en época electoral

Por: Jesús Carvajal Moncada

Cuando se avecinan cambios en las estructuras gubernamentales, en cada uno de los niveles, también se esperan cambios en las diversas áreas que componen la sociedad, como la economía, educación y la seguridad, entre otras. El campo de las artes y la cultura es un rubro donde se generan expectativas, principalmente en cuestiones presupuestales. Aunque en el caso del nivel federal, el titular de la Secretaría de Cultura forma parte del gabinete ampliado, no es menos importante en el sentido de que las artes y las manifestaciones culturales en el país han venido estableciendo una dinámica propia y constante que reclama por espacios para su exposición y mecanismos para fomentar la creación, de obras y de públicos.
Cuando se mencionan las problemáticas de la nación, lo ya mencionado, seguridad, educación, economía, junto a la salud, los servicios públicos y derechos humanos, aparecen en primer plano, al grado de que es común escuchar o leer notas de personas que afirman que lo cultural pertenece a un segundo grado, o menor aún, en la escala de necesidades del país, estado o municipio. Tal vez por esto, en campañas nacionales por ejemplo se escuchan pocas propuestas dirigidas hacia este sector. Puede que en efecto este campo no sea la prioridad esencial, mas ello no resta relevancia al hecho de que la sociedad esté en posibilidad de desarrollar mayores niveles de apreciación de las artes y que éstas se conviertan en elementos de reflexión.
Es por esto que la comunidad cultural buscará ser más propositiva en este año electoral. Para ello, personajes como José Antonio MacGregor, Eduardo Matus Moctezuma, Martha Turok, Víctor Ugalde y Horacio Franco, entre otros, colaboraron con sus respectivos textos para dar a luz el volumen titulado, Es la reforma cultural, Presidente, donde presentan diagnósticos y propuestas acerca de aspectos como políticas culturales, presupuesto, culturas populares, patrimonio, ciencia, tecnología, derechos ciudadanos y lo relativo a las diversas disciplinas artísticas.
Este trabajo será comentado con mayor profundidad en una próxima entrega, lo importante hasta el momento es que se parte del supuesto de que existe todavía mucho por legislar en la materia, donde hay puntos poco claros según estas personas, como las decisiones sobre los artistas que son promovidos en el extranjero y las razones para hacerlo, entre muchos más. El sector cultural entiende y asume que requiere ser más proactivo si espera ver sus propuestas analizadas y convertidas en leyes.
En Ciudad Obregón, también se espera un cambio en la administración municipal. En campañas anteriores se han llevado a cabo reuniones de candidatos con el gremio artístico, y el ser tomado en cuenta por quienes aspiran al máximo cargo municipal es algo que constituye un avance indudablemente.
La situación se repetirá este año seguramente. Habrá propuestas, reconocimiento de lo que se haya hecho bien y tal vez algunos reclamos de los llamados “cultureros”. Podrá haber quienes, como en otras ocasiones se limiten a hacer peticiones para ellos mismos, con base en su amplia trayectoria en las artes. Se establecerán compromisos, pero una vez puesta en marcha la nueva administración municipal, ésta se enfrenta con cuestiones de presupuestos, de prioridades, que llevan a tomar decisiones y en ocasiones no todo lo planeado llega a lograrse. Esto es comprensible, más en momentos en que la misma Secretaría de Cultura ha visto recortado su presupuesto. Se debe entonces centrar la atención sobre el cambio necesario al nivel de políticas, en enfatizar sobre la relación entre cultura y economía, en los mecanismos para incorporar a la iniciativa privada, no nada más pensando en lucrar, sino en el arte como medio de incentivar la economía, y por supuesto, seguir enfatizando en su importancia para el desarrollo social.
Los próximos cambios gubernamentales son oportunidades, no sólo para solicitar apoyos individuales, que pueden ser muy necesarios y merecidos, sino para replantear la función de la artes y lo cultural en general en la sociedad que vivimos actualmente.

Dejar un Comentario