No hace SHCP política electoral: González Anaya

No hace SHCP política electoral: González Anaya

APRO.-
José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda y Crédito Público, con apenas 11 días en el cargo, dijo ayer jueves de manera categórica:

 

 

“Quiero decirlo claramente: la Secretaría de Hacienda no hace política electoral, y las leyes de gasto son bien claras. El decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación y la Ley Electoral son bien claras en cuáles son las reglas. Además, existe el Portal de Transparencia (Presupuestaria), para asegurar que no haya desvío de recursos. Así de claro”.

 

 

Esa fue la respuesta del ex director general de Petróleos Mexicanos (PEMEX) y, desde el 27 de noviembre pasado, sucesor de José Antonio Meade en Hacienda, ahora precandidato presidencial priísta, a una pregunta expresa de este reportero en un desayuno conferencia con representantes de los medios de comunicación.

 

 

La pregunta, que no fue recogida en la versión estenográfica oficial, fue en estos términos:

 

 

“Señor secretario, sabemos perfectamente que, a la hora de confeccionar el presupuesto, la Secretaría de Hacienda siempre tiene la facilidad de hacerse de sus guardaditos, de, por la vía de la programación financiera, destinar partidas de recursos sin un fin específico, que luego la dependencia puede utilizar discrecionalmente.

 

 

“Creo que la sociedad merece una garantía de que, dada la estrecha relación de amistad que tiene usted con el precandidato Meade, no va a haber un desvío de recursos para la campaña presidencial del Partido Revolucionario Institucional. Valdría la pena que lo dijera abiertamente, que se comprometiera públicamente a que eso no sucederá”.

 

 

SU RESPUESTA MÁS BIEN BUROCRÁTICA
Fue el primer encuentro del nuevo secretario de Hacienda con los medios. Por momentos nervioso, por momentos evasivo, a veces molesto, González Anaya dejó a muchos insatisfecho con sus respuestas.

 

 

“Ya veremos”, respondió siempre a la recurrente pregunta de qué va a hacer el Gobierno mexicano ante la inminente aprobación de la Reforma Fiscal del presidente estadounidense Donald Trump, que propone bajar el impuesto corporativo de 35 a 20%, y que presumiblemente le restaría competitividad a la economía mexicana.

Dejar un Comentario