Calentura priísta en Sonora

Calentura priísta en Sonora

Por: Demian Duarte

La verdad es que si hay un partido en donde hay ánimo, si no es que sed de que se venga el proceso electoral, es en el PRI de Sonora, una organización partidista que siente que trae todas consigo para ganar, e incluso arrasar el 1 de junio próximo, a partir sobre todo de la buena imagen, mejores resultados y sobre todo la popularidad que sigue manteniendo entre los ciudadanos Claudia Pavlovich Arellano.
Hace un par de días me crucé con Manuel Robles Linares, el presidente de la Comisión de Procesos Internos, recién nombrado en asamblea del Consejo Político Estatal, y a quien le he dicho que se sacó la rifa del tigre, no porque no tenga material para construir las 102 candidaturas que tendrá su partido en Sonora, sino por lo contrario, es decir, porque al PRI le sobran candidatos, y en esto se percibe un efecto de fiebre por las posiciones, que el dirigente estatal Gilberto Gutiérrez Sánchez no ha sabido, o no ha querido controlar, simplemente porque no basta con decirles a los “suspirantes” que se calmen y esperen los tiempos, sino que realmente es necesario mandar las señales y hacer los ajustes al interior para acabar con el alboroto que viven dentro del PRI.

Y mire, usted podría salir en su carro y atropellar a un precandidanto a algunas de esas posiciones tan ansiadas en el PRI, pues el que no quiere ser alcalde anda en busca de una curul, sea esta de entre los 33 diputados que integrarán la 62 Legislatura o las 7 federales en disputa, o bien de los 72 alcaldes, o de pérdida de las dos ansiadas y muy disputadas postulaciones al Senado, de las que además una desde hace meses tiene dueña.

La gobernadora Claudia Pavlovich, como la verdadera dirigente de su partido en Sonora, repitió el fin de semana una frase que es muy cierta y que es válida para aplicarla en esta reflexión de hoy y es la de que “no hay elecciones que estén ganadas o perdidas de antemano”, y aunque el PRI luce en la Entidad como una especie de aplanadora, habrá que decir que no es la primera vez que se observa ese escenario y cuidar los tiempos y las formas, es responsabilidad del dirigente, por aquello de que después “del plato a la boca se cae la sopa”.

***
Importante cita la que tiene el diputado Javier Villarreal Gámez, dirigente estatal de la CTM el próximo 25 de noviembre, pues ese día la central obrera que encabeza sostendrá su Congreso Estatal, en donde todo indica que se elegirá para un segundo periodo de liderazgo del sector obrero de Sonora.
Villarreal Gámez ha hecho un trabajo extraordinario de reafirmar tres valores que creo son esenciales, primero la premisa de la paz laboral como la divisa central con la que se maneja la economía de Sonora, porque de no existir tal elemento, créame cuando le digo que nada, ninguno de los datos positivos en materia de crecimiento, captación de inversiones y por tanto en captación de nuevos empleos.
El segundo de ellos es la necesidad de darle mayor valor al empeño de los trabajadores, por la vía de ofrecerles mejores ingresos, lucha que si usted quiere lleva un largo proceso, pero en donde las cosas comienzan poco a poco a acomodarse, con la llegada de proyectos de inversión que buscan personal altamente calificado.
El tercer punto es precisamente el valor de la organización gremial, en donde la CTM, poco a poco viene ganando espacios, con más de 120 mil afiliados se ha convertido en la central obrera más representativa y por lo tanto más poderosa de Sonora, con contratos colectivos en el sector de manufacturas, aeroespacial, minero, automotriz e incluso en el académico.
La verdad es que el paso que lleva Javier Villarreal en la CTM y su próxima elección como secretario general para otros 6 años, hacen pensar ya a muchos que muy bien podría ir a fondo en el proceso electoral que ya se asoma, y que su partido, el PRI, podría ponerlo en alguna de las fórmulas más peleadas, o bien darle espacio como candidato de representación proporcional por alguna de las circunscripciones regionales, para irle apartando espacio en el Senado de la República o en la Cámara de Diputados.
***
Ya estoy en el Congreso del Estado, así que me sigo adelante con este tema, mire, si hay un diputado que ha sido activo y que tiene altos índices de productividad por su labor legislativa es David Palafox Celaya, otro integrante de la bancada tricolor que muy bien pudiera ser premiado por su productividad para ir a San Lázaro, o repetir en la posición que tiene actualmente.

El diputado ha sacado legislaciones muy importantes en estos primeros 2 años de la 61 Legislatura, como es todo el entramado de leyes que componen al Sistema Estatal Anticorrupción, asunto que llegó por mandato de la Federación y el Congreso de la Unión, pero que requirió de un esfuerzo notable de parte del Poder Legislativo estatal para sacar las reformas y además integrar los órganos de control, las estructuras ciudadanas y demás esquemas de avanzada que han puesto a Sonora como uno de los estados que están a la vanguardia en este aspecto.

Eso, además de las legislaciones a favor de los animales y en contra del maltrato, o las leyes a favor de las personas de la tercera edad.

David Palafox ha sido un diputado productivo y preocupado por los temas relacionados con la sociedad, y por eso se espera de él que aborde con mucha sensibilidad los temas que se vienen en la agenda legislativa, antes de que termine su trabajo en el Congreso de Sonora y se vaya en busca de otra estafeta.
En Facebook Pasión por
los Negocios
En Twitter @demiandu
Correspondencia a
[email protected]

Dejar un Comentario