Vino procedente de Fresnillo, Zacatecas este minicuento…

…y se refiere a un individuo cuyo nombre era simbólico. Se llamaba Avaricio Mezquínez, quien cierto día, tras gozar fama de ser el hombre más agarrado del pueblo, sorprendió a todo el mundo al presentarse de pronto ataviado con un traje nuevo, zapatos nuevos, camisa y corbata de seda ¡Un derroche de elegancia y buen gusto para vestirse!
Por supuesto se sorprendieron sus amigos que siempre lo habían visto con el mismo raído traje durante años y entonces Avaricio aclaró:
– ¿No se han enterado?… mi esposa acaba de dar a luz cuádruples…
– ¿Y eso qué tiene que ver con tus nuevos lujos y tanto derroche?
Y el hombre fumándose un fino caro habano, les responde:
– ¿Qué caso tiene ser ahorrativo si en tu misma casa no te apoyan?…

Dejar un Comentario