En una frecuentada taquería…

… de la Ribera de San Cosme, en México, en la que se expenden los ricos tacos de nana, buche, tripa gorda, de maciza, cachete, sesos, chicharrón y cabeza, se suscitó no hace mucho este curioso diálogo entre el dueño y preparador de los bocados y un cliente inconforme por el precio
-¿No se te hace que se te fue la mano con el aumento en los tacos?
-No mi buen… Ni siquiera les cargo el IVA, ni la revisión salarial y menos el aumento de la carne, únicamente les he cargado el costo de gas de la estufa…
-Y en un negocio dedicado a la venta e exquisitos pollos asados a la brasa, cuando el propietario se quejaba de que el público estaba protestando por el aumento en el costo de los pollos, alguien con sentido publicitario y dueño de natural malicia para interpretar el sentir del consumidor, le dio un consejo que le resultó valedero, tanto que el dueño explica de este modo los resultados:
-Cuando la gente se queja del aumento en el precio de los pollos, nomás les digo que el agua con la que aplaco las brasas para que no se quemen los pollos, es AGUA BENDITA, los pagan con mucho gusto…

Dejar un Comentario