Recibirán becas hijos de quienes donen sus órganos

Recibirán becas hijos de quienes donen sus órganos

El pleno del Congreso aprobó reformas a la Ley de Becas y a la de Donación

 

 

 

Demian Duarte
En torno a la donación de órganos en Sonora, ayer el Congreso del Estado aprobó una reforma a la Ley de Donación y recibió una nueva iniciativa de reforma a la misma, ambas con el objetivo de incentivar la donación y promover la recuperación plena de los pacientes.

 

 

Por una parte, el Pleno recibió en la sesión el dictamen de las comisiones de Salud y Educación, en donde se avaló la llamada Ley Gabriel Domingo, que consiste en que los hijos de personas que fallezcan y donen sus órganos, podrán recibir becas y estímulos mientras sean menores de edad, a fin de premiar e incentivar ese acto de generosidad.

 

 

Dicha iniciativa fue aprobada por unanimidad, luego de que el grupo parlamentario del PAN la promoviera a partir del fallecimiento de Gabriel Domingo García Ramírez, quien tras su trágico fallecimiento en diciembre pasado, se convierte en el primero donador multiorgánico que benefició a 90 pacientes en Sonora; sin embargo, al morir este joven de apenas 32 años dejó a sus dos pequeños hijos huérfanos.

 

 

Esta circunstancia motivó a sus amigos diputados del PAN a promover la iniciativa. El legislador Luis Serrato Castell agradeció el apoyo de sus compañeros de bancada y el resto de las fuerzas políticas para hacer posible la Ley Gabriel Domingo.

 

 

El coordinador del grupo parlamentario del PAN señaló que se trata de reformas a las Leyes de Donación y Trasplantes de Órganos Humanos; y que Regula el Otorgamiento de Becas y Estímulos Educativos del Estado de Sonora, en las que estipulan el otorgamiento de apoyos para hijos de donantes que hayan quedado desamparados, con la finalidad de garantizar su educación hasta que cumplan la mayoría de edad.

 

 

“Nos llena de orgullo el haber contado con el aval de todas las fuerzas políticas. Esta propuesta, presentada en 14 de marzo de 2017, ya está aprobada y será una realidad una vez que sea publicada en el Boletín Oficial del Gobierno del Estado. Esto es un reconocimiento a Gabriel Domingo, sonorense de 32 años que al morir legó vida a 90 personas a través de la donación multiorgánica”, destacó.

 

 

Se trata de motivar la cultura de la donación, pues de acuerdo con el reporte anual 2016 de donación y trasplantes en México, en Sonora fueron registradas 37 donaciones de personas fallecidas durante el 2016, cifra 23 por ciento menor respecto al 2015 en el que fueron registrados un total de 48.

 

 

“Esta propuesta ciudadana busca estimular esta cultura, ya que hemos visto que en Sonora, el número de personas que deciden convertirse en donadores va a la baja”, detalló Serrato.

 

 

 

PROMUEVEN NUEVA REFORMA PARA MOTIVAR DONACIONES
De manera posterior, el diputado por Caborca, Rodrigo Acuña, presentó una iniciativa con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones a la Ley de Donación y Trasplantes de Órganos, y a la Ley de Salud de Sonora, a fin de dar seguimiento y procurar la recuperación plena de los pacientes que reciben órganos en donación.

 

 

En fin es dar un adecuado seguimiento médico a las personas que hayan recibido un trasplante de órgano, el diputado Rodrigo Acuña presentó ayer ante el Pleno del Congreso del Estado una Acuña Arredondo explicó que las personas a quienes se les ha realizado algún trasplante deben tener una serie de cuidados especiales y tomar medicamentos por el resto de sus vidas para ayudar a impedir que sus cuerpos rechacen el órgano nuevo.

 

 

“Después del trasplante, hay varias razones importantes por las cuales se corre un mayor riesgo de enfermarse o tener complicaciones, y la razón más común por la cual los receptores de trasplante se enferman o tienen complicaciones después del trasplante, es porque su sistema inmunológico está suprimido o debilitado”, dijo el legislador.

 

 

El diputado destacó que por esas razones es importante llevar cabo los procedimientos de trasplante de órganos, de tal manera que se garantice la integridad física tanto del donante, como la del receptor que se encuentran involucrados en una operación o procedimiento de trasplante de organismos humanos, mucho más allá de la cirugía o intervención médica, mediante la cual se lleve a cabo la referida donación.

Dejar un Comentario