Cuitlacoche común

Cuitlacoche común

Profr. Juan Vidal Castillo
Este día hablaremos de un ave cuyo nombre procede del náhuatl cuitla, “excremento”, y quizás de cochi, “dormir”, y quizá significa “el que duerme en el estiércol”.

 

 

Probablemente el nombre de estas aves haya sido el origen del nombre del hongo Ustilagomaydis, muy conocido en México y llamado también cuitlacoche, habitante común de los desiertos del suroeste de Estados Unidos, desde Arizona, hasta Texas.

 

 

En México vive desde el desierto de Sonora, hasta el resto de los estados de Sonora y Chihuahua; es preciso puntualizar que es parte del aviario de la Reserva Ecológica Sierra de Álamos-Río Cuchujaqui.

 

 

Francisco Santamaría, en su diccionario de mexicanismos, asegura que el nombre cuitlacoche (que acepta como apropiado para el hongo del maíz, Ustilagomaydis) es una deformación de cuicacoche y que así se llamó a las aves en un principio; que proviene del náhuatl cuicatl “canto” y cochi “dormir”; es decir, “el que canta para dormir”.

 

 

En otros países hispanos, los ornitólogos los llaman también sinsontes (nombre que se usa también para las aves de los géneros Mimus y Melanotis). En Estados Unidos y en la zona anglófona de Canadá se llaman “thrasher”, que quiere decir “trillador” y en la zona francófona “moqueur” cuya traducción a la castilla es “burlón”.

 

 

Es una especie de ave paseriforme que son aves de pequeño tamaño cuyas alas están bien desarrolladas y sus patas provistas de cuatro dedos (tres dirigidos hacia delante y uno hacia atrás, el pulgar); de la familia Mimidae propia de México y el sur de Estados Unidos cuyo espécimen adulto llega a medir entre 24 y 29 centímetros de largo.

 

 

Estos plumíferos de la familia Mimidae son aves esbeltas que se caracterizan por tener pico largo, no tan fuerte y cola larga. La mayoría de las especies son cantoras y algunas tiene el mérito de imitar el canto de otras aves.

 

 

De los numerosos cuitlacoches de los desiertos del suroeste, el pico curvo o piquicurvoes el más conocido y el más visto; se traslada fácilmente a los suburbios y ciudades del suroeste siempre que exista vegetación nativa en especial chollas.

 

 

Prefieren los arbustos bajos y el piso para buscar su alimento, que se compone principalmente de insectos y ocasionalmente frutas y semillas, los nidos se caracterizan por ser generalmente, tazas abiertas voluminosas.

 

 

FISONOMÍA
Se distingue de otros cuitlacoches similares por su pico largo y curvo, y por la presencia de rayas oscuras en el pecho claro.

 

 

El ojo de los adultos es anaranjado o rojo, mientras que los individuos inmaduros tienen los ojos amarillos.

 

 

Su cola es larga, el plumaje de las partes superiores pardo grisáceo y en las partes inferiores es claro, apagado por lo cual no son muy llamativas.

 

 

COMPORTAMIENTO ALIMENTARIO
Forraje principalmente en el suelo, utilizando su pico fuerte y curvo para cavar la tierra, revolver las hojas caídas y dar vuelta las piedras pequeñas y otros objetos. Cuando cava en tierra dura, apoya la cola contra el suelo y martillea directamente hacia abajo dando golpes fuertes con el pico.

 

 

Se alimenta de una amplia variedad de insectos y sus larvas, incluidos escarabajos, hormigas, saltamontes, avispas y muchos otros; también come arañas, ciempiés, caracoles y cochinillas.

 

 

Además, ingiere muchas bayas y se alimenta principalmente de frutas y semillas de cactus, incluidas las de chumberas y sahuaros.

 

 

REPRODUCCIÓN
El nido tiene forma de taza donde la hembra pone de tres a cinco huevos, los cuales son de color verde azulado claro, con diminutos puntos color café. Aparentemente ambos padres se encargan de la incubación durante el día, pero sólo la hembra se ocupa de este proceso durante la noche; el período de incubación dura entre 12 y 15 días.

 

 

NIDIFICACIÓN
Los miembros de la pareja pueden estar juntos en un territorio permanente durante todo el año. Especialmente en primavera, el macho defiende el territorio cantando. Durante el cortejo, el macho puede seguir a la hembra emitiendo un sonido suave.

 

 

Es común que ambos sexos de esta ave construyan el nido con ramas pequeñas espinosas, revestido con hierba fina, raíces pequeñas, plumas y pelo de animal en una bifurcación (división de una cosa en dos ramales, brazos o puntas) que de las chollas a una altura de entre 90 centímetros y un metro y medio del suelo.

 

 

A veces su hogar es instalado en yucas, chumberas o arbustos espinosos o en la parte superior de una mata de muérdago, arbustos o en árboles bajos, o bien sobre un antiguo nido del cucarachero desértico.

 

 

VOZ
Esta ave canora que emite sonidos musicales y por lo tanto es muy apreciada como ave de jaula por su agudo ¡juit-juit! (similar a un silbido humano de atención); los filarmónicos lo comparan con una serie musical de notas únicas.

 

 

ABUNDANCIA
Común a poco común en la vertiente del Pacífico de Sonora al Norte de Nayarit.Estatus: No Amenazada

 

 

Amable lector: Aproveche el día de hoy para sumergirse en la magia de Álamos cuyo corazón arquitectónico se encuentra rodeado de magníficos edificios centenarios que evocan la época colonial en que tuvo su origen.

 

 

Sus tradiciones, cultura, gastronomía harán la diferencia para que usted regrese a su lugar de origen con el espíritu impregnado de un remanso de paz.
¡Bendecido domingo!

Dejar un Comentario