El afamado Hospital de Especialidades… la chamba de Alfonso Durazo… y, “El Maloro” preocupa

Por: Roberto Dyke Rivera

 

La razón de Estado es sencilla: Se autorizaron más de mil 400 millones de pesos para el Hospital de Especialidades. De darse marcha atrás al proyecto de creación, mil millones regresarán a las arcas del Gobierno Federal, y… adiós inversión.
Lo anterior, visto por el lado del dinero, tan escaso en nuestros días. Haciendo caso omiso a la enorme necesidad de atender la salud en forma integral, de la población de Hermosillo… y de otras partes de la Entidad.
Quedará ubicado en la confluencia de los bulevares Quintero Arce y Colosio. Será de cuatro pisos, con la más alta tecnología y, además, con helipuerto.
Tendríamos que estar festejando esta noticia, se diría… de no ser, por la oposición de gente “nice”, ricarditos, de dinero, pues, que suponen, su elitista comodidad residencial pudiera verse “alterada” por esa necedad del Estado de proteger la salud de la población en general.
No se saldrán con la suya. El Estado no puede, ni debe, ponderar el privilegio de unos cuantos, en detrimento de las mayorías.
Por cierto que nadie los molestará. No sólo por las obras modernas que acompañan a la creación del Hospital: Infraestructura para atender problemas de vialidad, así como pluviales…
… amplio estacionamiento para camiones… albergue para quienes tienen la necesidad de pernoctar. Además: ¡Imposible causar molestia en las “casitas” de ricos, de rejas eléctricas y perros entrenados para ser clasistas!
(Diccionario popular. Perros clasistas: “Aquellos que reaccionan con violencia ante el olor a pueblo, que respetan de la marca Channel para arriba, aunque compren las bolsas fiadas… y el tono mamón de la juniorada y ricos hechos a mano, si no es que a “manotazos” contra el dinero público”)
Exagerada, creo yo, la descripción del diccionario… y es que el ex funcionario público no debe ser considerado rico… debe llamársele por su nombre: Ratero… y tan, tan.
Además, gente respetable – dije honesta – también habita en las colindancias donde se proyecta la construcción del afamado Hospital de Especialidades.
Pero bueno, la gobernadora ya extendió su mano y reiteró su disposición al diálogo… porque eso de dejar ir mil millones de pesos de recursos federales, ¡Ni soñarlo!… y eso de evitar construir mejores hospitales para los sonorenses, ¡Ni pensarlo!
Que los “ricarditos” le bajen dos rayitas, pues… la Razón de Estado, es eso: Razón de Estado… ¡Y paren de ladrar!
LA SEGURIDAD DE ALFONSO DURAZO
Alfonso Durazo la tiene segura. Tiene garantizado, ni más, ni menos, un escaño en el Senado de la República.
Su amigo, Andrés Manuel López Obrador sabe de la enorme importancia de incorporar votos en los estados de la franja fronteriza. Sabido como es, en el centro y sur del país, el afamado “Peje” es el amo y señor de todas las encuestas.
Como presidente de MORENA en Sonora, Alfonso le ha dado inmejorables resultados a don Andrés. Jamás, este partido, había tenido concentraciones de apoyo como se ven por estos días.
(Hace rato fui a Guaymas, y cerca de la casa de un pariente que visité junto a mi familia, estaban las instalaciones de MORENA en el Municipio. Y la sorpresa que me llevé es que a cada convocatoria, la gente se reúne – en forma masiva – en el local que abandera al “Peje”)
¿Y cuál es el atractivo político? ¡Exacto!, el hartazgo por la corrupción.
Lo que es del César al César… y hay que reconocer la exitosa chamba que desarrolla Alfonso Durazo… y con esto, garantiza, ¡mínimo!, una Senaduría… si no es que una posición de altísimo nivel, en caso de ganar AMLO la Presidencia de la República.
PREOCUPACIÓN: LA MALA IMAGEN DEL “MALORO”
Comentarios reiterados en el área oficial, derivados de la percepción ciudadana: El alcalde de Hermosillo, Manuel Ignacio Acosta, el afamado “Maloro”, es hora que no levanta su imagen…
Ha mejorado algunas calles, encendido algún alumbrado público… pero en el pueblo su imagen genera animadversión… lo consideran un fracaso.
Posiblemente, aún tenga tiempo para aliviar tan deteriorada percepción…
El caso es, hay preocupación… y no es para menos: Serán ahora seis las diputaciones locales que estarán en juego en la ciudad capital… y, “El Maloro” no ayuda.
Y si usted, carísimo lector no cree mi aseveración… ¡Pregunte!… tan sólo pregunte.
Y se dará cuenta que el gran público de Hermosillo tiene la sensación – no los juzgo, quizá haya certeza – de haberse equivocado al votar por el actual alcalde… que así, se lleva entre las patas al PRI.
Algo tendrán que hacer… supongo.
Hasta pronto.

Dejar un Comentario