Entre lo económico y lo político

Por: Demian Duarte

 

Resultó realmente muy trascendente que el pasado viernes se decidiera de una buena vez aclarar las paradas y terminar con la serie de desencuentros que venían manifestándose entre la iniciativa privada y el sector sindical, particularmente entre la CTM y la dirigencia de Index.
Y mire, el punto es que a nadie absolutamente le convienen los malentendidos entre la mayor organización laboral del Estado, que representa a 125 mil trabajadores y el sector más grande y dinámico de La Entidad, en especial en una etapa en la que la economía está en proceso de expansión y donde más allá de lo que ya se tiene, se espera la llegada de importantes proyectos de inversión.
Así que la imagen de Javier Villarreal Gámez, rodeado de los liderazgos sindicales de las principales empresas empleadoras del Estado, y de Gerardo Vázquez Falcón, flanqueado por algunos de los más importantes representantes del sector de manufacturas sentados a la mesa con los secretarios Miguel Pompa Corella, Jorge Vidal Ahumada y Horacio Valenzuela, fue para mí muy importante, en especial porque no debe haber en Sonora ningún desacuerdo insalvable, ni situaciones que tiendan a frenar el impulso que tiene la economía del Estado.
Se lo resumo en materia de una frase que planteó hace pocos días la gobernadora Claudia Pavlovich refiriéndose a los retos, y señalando en especial que problemas siempre va a haber, el detalle es encontrar los caminos adecuados para resolverlos, y creo que en este caso la instrucción fue clara, directa y terminante.
Miguel Pompa convocó la mañana del viernes a los representantes de los sectores, simplemente porque ya no se podía permitir que la situación escalara más allá, en especial porque ya existía un pacto previo de establecer un acuerdo de estabilidad y paz laboral, todos estaban trabajando en ese sentido, hasta que fue el presidente de Index el que salió a los medios a romperlo, señalando a la CTM de supuestos paros locos, situaciones que en realidad no ocurrieron y que luego quienes vemos este circo de la política, debimos circunscribir al entorno de los conflictos internos que vive el PRI para la definición de candidaturas, en especial porque hay una aparente disputa por la candidatura al Senado, en donde el secretario Miguel Pompa busca ser compañero de fórmula de Sylvana Beltrones Sánchez a como dé lugar y se siente de alguna manera amenazado por la fortaleza de la CTM y de Javier Villarreal, y piensa que de esa manera, es decir lanzándole ataques por aquí y por allá, puede desactivarlo.
No sé si realmente la CTM está peleando desde la Ciudad de México esa posición, incluso el mismo Javier Villarreal me ha dicho que no es lo que él está buscando, pues la realidad es que el dirigente sindical busca ser diputado federal, sin embargo en el mundo cambiante de la política, lo que ayer era cierto, hoy es mentira y mañana puede volver a ser cierto.
Lo que sí creo es que no se vale que por proyectos políticos particulares se esté hablando de manera negativa del Estado, cuando lo que todos necesitamos es que la economía siga en crecimiento y se sigan generando empleos.
Estoy seguro de que las aspiraciones de Miguel Pompa son legítimas, y creo que va muy bien encaminado a convertirse en candidato al Senado, aunque en ese mismo camino está el actual coordinador de los diputados locales del PRI en el Congreso, Epifanio Salido Pavlovich, y será esencial en esa lógica hacerles ver a los que están en esa contienda interna, que serán la gobernadora Claudia Pavlovich y Manlio Fabio Beltrones, en acuerdo con la dirigencia nacional del PRI, en este caso con Enrique Ochoa Reza, quienes tomen las decisiones respecto a quiénes integrarán esa y las demás combinaciones del PRI, de cara a las elecciones.
Ahora las señales fueron claras al respecto de que se debe preservar la paz laboral y que de ninguna manera el juego político tiene porqué intervenir en el buen camino que tiene Sonora en lo económico.
Son por ponerlo de alguna manera mundos separados.

Dejar un Comentario